La DGT plantea el fin del retrovisor convencional y avisa de una multa de hasta 200 euros


La Dirección General de Tráfico (DGT) sigue estudiando nuevas medidas para incrementar la seguridad de los conductores.

La última ley de tráfico, aprobada por el Congreso de los Diputados el pasado 3 de diciembre y que ha entrado en vigor este marzo, ya introdujo algunos cambios en las normas de circulación con el objetivo de reducir el número de accidentes en carretera.

Uno de los campos en los que aún hay margen de mejora en materia de seguridad vial es en aumentar el campo visual que tienen los conductores al volante.

En este sentido, la revista de la DGT ‘Tráfico y Seguridad Vial’ planteaba hace tan solo seis meses una posible solución para acabar con los «ángulos muertos», aquellos espacios que rodean el coche y que el piloto no puede ver a través de sus espejos.

Nueva tecnología

La revista plantea «el fin de los retrovisores», sugiriendo que una tecnología más eficiente podría sustituirlos. El ejemplo que propone es el nuevo dispositivo que la empresa de vehículos ‘MAN’ ha incorporado a sus camiones.

Se trata de unas cámaras exteriores que permiten ampliar el campo de visión de los conductores gracias a dos pantallas de alta definición que tienen los vehículos en su interior.

«Las dos cámaras exteriores (enfoque y gran angular), instaladas en los marcos de las puertas a cada lado del camión, sustituyen a los retrovisores laterales», explican.

La otra, colocada en el exterior en el lado del acompañante, sustituye al retrovisor frontal interior. Según el medio de la DGT, estas cámaras pueden plegarse, son resistentes al agua y se calientan automáticamente. Además, filtran los deslumbramientos.


Visión total

Una de las opciones más interesantes que tiene está tecnología es la visión de la cámara «gran angular», que permite eliminar todos los ángulos muertos. El mecanismo de activación es automático y podría hacer que el conductor detectase objetos o vehículos más pequeños -como patinetes o motocicletas-, que con los retrovisores tradicionales serían imposibles de ver en determinados momentos.

Por ahora, la implantación obligatoria de este tipo de cámaras parece aún lejana, debido al coste que supondría, pero hay que destacar que algunas marcas como Audi ya disponen de modelos con tecnologías similares.

Multas por no llevar espejos

Mientras tanto, hasta que no se implanten estos nuevos dispositivos, la DGT recuerda que llevar los retrovisores en buen estado es una obligación de los conductores. La multa por no llevar estos espejos -o por tenerlos en mal estado- puede alcanzar los 200 euros, ya que suponen un peligro para la seguridad del resto de usuarios.

Leer más: elperiodico.com

Like it? Share it with your friends!