Turquía muestra su desacuerdo con la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se ha declarado este viernes en contra de la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN, aludiendo el supuesto respaldo a «terroristas» de esas naciones nórdicas.

Turquía y Finlandia han mantenido relaciones cordiales, pero Ankara ha acusado en varias ocasiones a Estocolmo de respaldar la actividad de las milicias kurdo-sirias de las Unidades de Protección Popular, afines a las fuerzas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, declarado como organización terrorista por Turquía.

Para la entrada a la Alianza Atlántica, los dos países necesitan el visto bueno de los 30 miembros de la Alianza, de la que Turquía forma parte. Sin embargo, Erdogan no se ha manifestado abiertamente durante sus declaraciones sobre la posibilidad de impedir los esfuerzos de adhesión de ambas naciones nórdicas.

«No tenemos una opinión favorable»

En sus declaraciones, el presidente turco ha afirmado que su país sigue «atentamente los acontecimientos relacionados con Suecia y Finlandia», pero ha recalcado que «no tenemos una opinión favorable».

Erdogan ha explicado su oposición citando el supuesto apoyo de Suecia y Finlandia a activistas kurdos y a otras personas a las que Turquía considera «terroristas».

«Los países escandinavos son como casas de huéspedes para las organizaciones terroristas. Voy incluso más allá, ellos (los terroristas) también tienen espacio en sus parlamentos», ha aseverado el líder turco.

Suecia y otros países nórdicos han criticado en reiteradas ocasiones a Ankara por la vulneración de derechos humanos de la minoría kurda y ha dado asilo a personas críticas con el presidente islamista turco.

El «error» de la entrada de Grecia en la OTAN

El presidente de Turquía también ha recalcado que no quiere repetir el «error» de la entrada de Grecia en la OTAN, al asegurar que Atenas usó después a la Alianza contra Turquía.

«Los gobiernos anteriores cometieron errores sobre la OTAN con Grecia. Ya conocemos la actitud de Grecia hacia Turquía. No queremos cometer un segundo error», ha manifestado Erdogan.

Turquía es miembro de la OTAN desde 1952 y ese mismo año dio luz verde a la incorporación de Grecia bajo la premisa de que ambos países acabarían solucionando sus históricas disputas por la pertenencia conjunta a la organización.

Grecia abandonó el mando militar tras acusar a la OTAN de no impedir la intervención turca de 1974 en Chipre. Turquía levantó su veto a la vuelta de Grecia a la estructura militar de la Alianza en 1980.

Estados Unidos, por su parte, ha afirmado estar trabajando para aclarar la posición de Turquía con respecto a los deseos de Finlandia y Suecia de ingresar en la OTAN. Así lo ha declarado la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Je Psaki, tras conocer las declaraciones de Erdogan.

Leer más: rtve.es

Like it? Share it with your friends!