La única residencia de Isabel II en el extranjero es este palacete que necesita restauración


Los entonces príncipes Elizabeth Windsor y Felipe de Edimburgo pasaron parte de su luna de miel, en 1947, y vivieron dos años, de 1949 a 1951, en Villa Guardamangia, una mansión en las afueras de La Valeta (Malta) que ahora espera a ser rehabilitada para convertirse en un museo

La princesa Elizabeth Alexandra Mary Windsor contrajo matrimonio con el príncipe Felipe de Edimburgo en 1947, cinco años antes de su coronación como Isabel II. Y en ese tiempo, Malta fue una referencia de los tiempos felices.

En Villa Guardamangia, un palacete de unos 1.500 metros cuadrados, dos plantas, 18 habitaciones y amplios jardines, pasaron primero parte de su luna de miel, y luego la eligieron como residencia entre 1949 y 1951, mientras su marido estaba destacado allí como oficial de la Marina.

Louis Mountbatten, tío de Felipe de Edimburgo, alquiló por primera vez esta mansión situada a las afueras de La Valeta en 1929. Años después la cedería a los recién casados, para quien se convertiría en un lugar inolvidable. No en vano es la única residencia que ha tenido Isabel de Inglaterra en el extranjero.

En Malta se dice que allí disfrutaron de fiestas, picnics y viajes en barco, y que la entonces princesa pudo ir a la peluquería por primera vez. Fue, tal vez, uno de los periodos más felices de su vida, que incluyó el embarazo de uno de sus hijos. Isabel se marchó de la isla en el verano de 1950 para dar a luz a la princesa Ana (el 15 de agosto), aunque regresó antes de que terminara el año.

La Reina Isabel regresó a Malta -y a Villa Guardamangia- más de una vez, aunque para la historia quedó la visita de 2007, para celebrar el 60 aniversario de su boda.

La mansión -cuya construcción se remonta probablemente a mediados del XVIII- se encuentra desde hace al menos un lustro en estado casi ruinoso, a la espera de una restauración urgente para la que ya se han dado los primeros pasos.

En el blog de Turismo de Malta se lee: «Las habitaciones se encuentran vacías, la pintura se desprende de las paredes, una amplia maleza cubre el jardín, las baldosas estampadas tradicionales maltesas han desaparecido y el antiguo mirador de los reyes está derrumbado».


El Gobierno compró el palacio en 2019, y en 2021, Heritage Malta, la agencia nacional que gestiona los museos y el patrimonio de la isla, anunció una restauración completa que durará al menos cinco años. Cuando haya finalizado reabrirá al público como un museo.

***

Tras dos años sin visitas, el palacio ha vuelto a abrir sus puertas este verano con rutas por los salones de Estado y con una exposición que celebra el jubileo de platino de Isabel II

Según lo que se sabe hasta ahora, en el primer piso los visitantes podrán ver cómo era Villa Guardamangia en los años en que los príncipes vivieron allí y en la planta baja habrá exposiciones sobre la relación entre Gran Bretaña y Malta. Hay que recordar que Malta no consiguió su independencia hasta el 21 de septiembre de 1964.

Los seguidores de la serie ‘The Crown’ quizá recuerden una secuencia grabada en Malta del primer episodio de la primera temporada, en la que la princesa Elizabeth asistía alegre y despreocupada a una prueba de remo en la que participaban el príncipe Felipe y sus compañeros de la Marina Real, que se cerraba con una fiesta en esta mansión que ahora espera una nueva vida.

Fuente: abc.es

Like it? Share it with your friends!