Escrivá y los autónomos acuerdan una cuota mínima de 230 euros y una máxima de 500 euros para 2023


  • El ministro roza el pacto definitivo tras ceder a las exigencias de los empresarios y modificar el anteproyecto de ley del RETA
  • A falta de cerrarse los últimos flecos, la Seguridad Social podrá presentar un texto ante Europa en los próximos días
  • La reforma, exigida por Bruselas como condición para los fondos europeos, entrará en vigor el 1 de enero del próximo año

Tras meses de discusión de tiras y aflojas, el Gobierno podrá presentar ante Bruselas el que puede ser el último acuerdo del diálogo social, la reforma de los autónomos.

Un nuevo sistema de cotización por ingresos reales que la Comisión Europea exige como condición para la llegada de los siguientes tramos de los fondos de reconstrucción – los 6.000 millones de euros que llegarán en el segundo semestre de 2022-

Con el último borrador que el Ministerio de Seguridad Social ha trasladado a las asociaciones de autónomos, y en el que se recogen buena parte de las exigencias que los empresarios impusieron para dar luz verde al texto normativo que acompañará el esquema de cuotas, el Gobierno roza ya el pacto definitivo con CEOE y sindicatos, y después de ceder a las exigencias de ATA y Cepyme, que podría llegar en «horas» a falta de cerrar «algunos flecos pendientes».

El texto cerrado anoche fija nuevas cotizaciones a la Seguridad Social muy similares a las planteadas por las organizaciones empresariales y lejos, por tanto, de las propuestas de máximos planteadas por el ministro en los primeros compases de las negociaciones.

El acuerdo establece una senda de subidas para tres ejercicios. Así, la cuota mínima que pagarán los autónomos en 2023 queda en 230 euros y la máxima se fija en 500 euros. Para 2024, el acuerdo contempla cotizaciones mínimas de 225 y 530 euros y para el ultimo año, 2025, las cuotas se enmarcan en 200 y 590 euros.

Cuotas de autónomos para 2023

Finalmente, se establecen 15 tramos de cotización en los que cada trabajador por cuenta propia deberá insertarse en función de su previsión de ingresos. Los tres primeros experimentan una rebaja con respecto a la base mínima actual de 294 euros.

De cara al 1 de enero de 2023, los autónomos con rendimientos netos de menos de 670 euros tendrán que abonar una cuota de 230 euros al mes; entre 670 y 900 euros de ingresos se pagará una cuota de 260 euros; entre 900 y 1.166,7 euros de rendimientos se fija un pago mensual a la Seguridad Social de 275 euros.

En los siguientes tramos se alinean las cuantías a la actual base mínima de cotización, por lo que no experimentarían cambios respecto al actual pago mensual del RETA.

Entre 1.166,7 y 1.300 euros se fija una cuota mensual de 291 euros; entre 1.300 y 1.500 euros de rendimientos se establece un pago de 294 euros al mes, misma cuantía que para los autónomos con ingresos de entre 1.500 y 1.700 euros.

Es a partir de este nivel en el que se incrementa la cuota de autónomos.

Cabe recordar, que en una primera aproximación de la Seguridad Social sobre el retorno para las arcas de este nuevo modelo de cotizaciones, se preveía que se incrementara en 2.000 millones de euros al año la recaudación del RETA, que de media ingresa 10.000 millones de euros procedentes de las aportaciones de los autónomos.

Así, para el tramo de entre 1.700 y 1.850 euros se aplica una tarifa de 310 euros al mes, entre 1.850 y 2.030 euros se aplicará una cuota de 315 euros, para los rendimientos entre 2.030 y 2.330 euros se fija un pago de 320 euros, y para los trabajadores que obtengan entre 2.330 y 2.760 euros de ingresos una cuota de 330 euros al mes.

Ya en los últimos tramos es donde se aprecia el encarecimiento del pago a al Seguridad Social que se incrementa hasta en un 70% el pago respecto a los 294 euros que actualmente fijan la cuota mínima.

Así, entre 2.760 y 3.190 euros se establece una cuota de 350 euros; entre 3.190 y 3.620 euros de ingresos netos abonarán una cuota de 370 euros; entre 3.620 y 4.050 se fija una tarifa de 390 euros; mientras que para los autónomos que obtengan entre 4.050 y 6.000 euros de rendimientos netos se establece una cuota de 420 euros.

En el último tramo, incorporado en la anterior propuesta de Gobierno, de más de 6.000 euros de rendimiento neto mensual, se fija la cuota máxima de 500 euros al mes.

Una vez fijados estos tramos dependerá del trabajador por cuenta propia el modificar los rendimientos previstos en caso de mejora o empeoramiento de la facturación a lo largo del año.

La Seguridad Social permitirá cambiar de base de cotización, y por tanto, de tramo cada dos meses.

Entonces la Seguridad Social observará las cotizaciones realizadas a lo largo del año por el autónomo y le obligará a pagar si tras el saldo aportado resulta que debería haber satisfecho mayores contribuciones a las efectuadas.

Fuente: abc.es

Like it? Share it with your friends!