Videojuegos y el machismo que siempre pica

[Este artículo pertenece a La Matяioska, la newsletter quincenal de Verne. Si quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace y si quieres hacernos llegar algún mensaje, puedes escribirnos a lamatrioska@verne.es].

Esto me da un poco de vergüenza, pero cuando era un adolescente, tenía un póster exactamente igual que este en mi habitación:

Era un póster a tamaño real de Lara Croft, con una camiseta de látex que no creo que sea la mejor opción para explorar pirámides o selvas. Venía de regalo con una revista de videojuegos, y era tan grande que venía en dos partes. En una de ellas aparecían solo las piernas de la exploradora.

Lara Croft ha sido considerada por mucha gente, durante muchos años, un icono feminista de los videojuegos. Por mí también. Luego te das cuenta de que no lo es. Puede sonar como una revelación o una epifanía, pero lo cierto es que ni hace falta jugarlo para darse cuenta. En la carátula de uno de sus juegos, ni siquiera sale su cara. Solo su torso:

Laura es una joven valenciana que el pasado enero lanzó Feminismo en 8bits, una cuenta de Instagram en la que habla de videojuegos desde una perspectiva feminista. Muchos de sus post tratan sobre las diferentes representaciones y arquetipos femeninos en los videojuegos, que siguen dejando mucho que desear, o de cuál es el cometido de las mujeres en la trama. Otras veces disecciona algún personaje desde una óptica feminista… Y no suelen salir muy bien parados. Como esta publicación sobre Lara Croft, en el que se habla –entre otras cosas– del negocio de los pósters y calendarios con modelos disfrazadas como la protagonista. Como el mío.

Por teléfono, Laura cuenta que algunos de sus post que generan más debate son “los que más pican”. “Al final, el machismo siempre pica, hables de lo que hables, vas a fastidiar a alguien. Y los que más pican suelen generar muchos comentarios en dos direcciones, tanto ‘no estoy de acuerdo por estos motivos’ o ‘madre mía, no me había dado cuenta”, explica. “Nos pican porque ponen en evidencia cosas que creíamos todas y todos, yo incluida, y que teníamos muy interiorizadas’”.

A mí me pasó con su post de Lara Croft, aunque Laura cuenta que hay otros que “pican” más. Ella pone como ejemplo su publicación sobre el fenómeno lolicon (que proviene de la fusión de las palabras lolita complex, complejo de lolita), mangas y animes protagonizados por niñas menores de edad, en muchos casos preadolescentes, que visten y actúan de forma hipersexualizada. En algunos videojuegos como el título de lucha Dead or alive aparecen personajes con estas características, aunque su edad, según los creadores, sea de 18 años.

Dicen que la inspiración puede pillarte en cualquier parte. A Laura, la inspiración para crear Feminismo en 8bits, le pilló viendo El señor de los anillos. “Nació de forma espontánea. Aunque yo siempre había tenido la idea de escribir de videojuegos desde una perspectiva feminista, nunca había encontrado el medio o la forma de hacerlo. Y viendo El señor de los anillos, viendo la escena en la que Eowyn [en la que habla de sus miedos con Aragorn], me dije: ‘¿Y si esto lo convierto en un meme?’ Y así empecé”, explica.

En sus publicaciones, Laura utiliza un formato similar al de los memes, que une imagen y texto. “Lo llamo meme, pero técnicamente es una infografía porque no me apropio de otras imágenes o formatos conocidos, sino que busco una imagen de un videojuego, la distorsiono y le añado el texto”, explica. No suelen ser cómicas, aunque a veces sí recurre al humor y la ironía (y a formatos clásicos de meme) para tratar algunos temas, como las male tears vertidas tras el estreno del videojuego Last of us 2, cuya protagonista, mujer, tiene novia.

Para Laura, este formato “es muy concreto y conciso, y de un simple vistazo puedes transmitir mucha información a la gente”. Sin embargo, también considera que “cuando haces un meme, hay muchas ideas que se quedan en el tintero, y no me gusta que la gente piense que lo que cuento son cosas que me saco de la manga, porque realmente hay un trabajo previo de investigación”. Por eso, para poder ampliar información de algunos de los temas que trata, cuenta con dos herramientas: un canal de YouTube donde trata temas más extensos y un documento de la bibliografía, que va ampliando con artículos, libros, documentales y otras publicaciones sobre videojuegos.

Aunque no ha pasado ni un año desde la creación de Feminismo en 8bits, el perfil cuenta con cerca de 6.000 seguidores y, en palabras de Laura, “una comunidad que de la que estoy muy orgullosa, y que aporta mogollón: debate, propone temas…”. Incluso en los casos que, como me pasó a mí con Lara Croft, “pican”.

HEMOS ESTADO TRABAJANDO EN…

Paisajes Españoles, la empresa que decoró los bares con sus fotografías aéreas. Esas fotos aéreas de los pueblos de España que sueles ver en los bares las hizo, casi todas, la empresa Paisajes españoles. Visitamos su archivo y conocimos su historia.

La gente va cada vez más al psicólogo, pero ¿cómo encontramos al adecuado? Lo más difícil a la hora de encontrar ayuda psicológica es dar con una persona con la que te sientas realmente a gusto. ¿Cómo podemos llegar hasta un terapeuta con el que nos sintamos cómodos sin dar demasiados rodeos?

De partidos de fútbol a elecciones: claves para asumir una derrota y aceptar una victoria. Saber ganar está bien, pero mejor está saber perder y últimamente cierto mandatario está dando muchos ejemplos de cómo no hacerlo.

18 cómicos confiesan qué chistes plagiarían si pudieran. Nos hemos reído muchísimo preparando este tema, para el que hemos hablado con cómicas como Elsa Ruiz, Pilar de Francisco, Asaari Bibang, la coprotagonista de Viejennials Paula Púa…

… Y NOS HA GUSTADO MUCHO LEER

1. El maltrato a las trabajadoras domésticas: las empleadas latinoamericanas encerradas como prisioneras durante el confinamiento (BBC Mundo). España tiene más trabajadoras domésticas que cualquier otro país europeo, y su situación como trabajadoras no es precisamente halagüeña. Para algunas de ellas, el confinamiento total de marzo y abril les supuso una situación de casi esclavitud con horarios interminables y maltratos por parte de sus patrones. Además, según este reportaje, al menos 22.000 trabajadoras domésticas fueron despedidas durante la pandemia en España.

2. Falso parto. Renunciando a la maternidad. (Harper’s Bazaar, en inglés). Lena Dunham habla en este ensayo del doloroso trance que le supuso afrontar que no iba a poder ser madre biológica. Tras una histerectomía debido a su endometriosis, Dunham se obsesionó con la idea de ser madre, pero siendo consciente de su situación, se centró en la adopción. En un momento dado, un doctor le planteó la posibilidad (y la esperanza) de que el ovario que no le había sido extirpado quizá sí podría generar óvulos que podrían ser fecundados in vitro. Finalmente supo que no, que eran viables. Si no puedes o no quieres leer el texto completo en inglés (es de lectura larga), este es un buen resumen en castellano.

3. ¿Por qué mi gato no puede mantenerse alejado de mi ordenador? (Slate, en inglés). Las personas que tienen gato conocen bien esta situación. Una especialista en comportamiento animal explica aquí que las razones por las que los mininos hacen esto pueden ser tres: calor, altura o atención. También da algunos trucos para que la mascota no esté todo el rato encima del ordenador, pero avisa: cada gato es un mundo y es cuestión de ir probando si eso funciona con él o no.

4. La policía del género decide el nombre de tu bebé. (Pikara Magazine). Elegir el nombre de tu bebé siempre es una tarea ardua para los futuros papás, más si te quieres alejar de los tradicionales y tirar por cosas neutras. Ahí, una vez decidido, puedes encontrar problemas en el momento de registrarlo, si consideran que “el nombre elegido remita inequívocamente al sexo opuesto al del nacido”. Como explica el artículo “una niña no se puede llamar Pedro y un niño no se puede llamar Teresa, pero han emitido numerosas resoluciones autorizando nombres neutros como Andrea, Noa o Zoe. Una instrucción de junio de 2020 recuerda que sí se admiten nombres ambiguos y de fantasía, también diminutivos. Sin embargo, muchas familias chocan con cuestionamientos y trabas”.

ESTO HAY QUE ESCUCHARLO

No me extenderé mucho en describírtelo: María José Llergo en una colaboración con Colors, una web que destaca talentos musicales de todo el mundo. Bueno, escúchala en esta colaboración y en cualquier lado. Es maravillosa.

ESTO HAY QUE JUGARLO

Como teníamos a Laura de Feminismo en 8bits al teléfono, hemos aprovechado para pedirle que nos recomiende tres videojuegos y por qué. Esta es su selección:

La trilogía Dragon Age. “Pertenece a Bioware, que como compañía es muy puntera en la inclusividad, aparecen personajes no binarios, homosexuales, bisexuales… Y tiene una gran riqueza narrativa que han mamado de otros títulos como Baldurs Gate“. Puedes jugarlos en PC, Xbox y Playstation.

Horizon Zero Dawn. “Está muy bien porque aunque es un videojuego de rol clásico, la protagonista es una mujer y no hay ningún cliché adherido a su género: es una persona libre, con un mundo y una riqueza narrativa impresionante…”. Puedes jugarlo en PC y Playstation. 

Hellblade Senua’s Sacrifice. “Me parece un indispensable. Trata de una mujer nórdica que tiene que bajar al Valhalla a recuperar el alma de su novio muerto, y me parece una aventura y un aprendizaje sobre las enfermedades mentales que ayuda a entender cómo funciona la mente de personas con problemas de salud mental. Además, la protagonista es una mujer que es capaz de matar a cualquier Dios con tal de conseguir sus objetivos”. Puedes jugarlo en PC, Playstation, Xbox y Nintendo Switch.

Selección del contenido por Anabel Bueno @aibueno y redacción de La Matяioska por Pablo Cantó @pablonnegut

************

Al igual que las muñecas rusas esconden otras muñecas dentro, nuestra newsletter lleva en su interior historias de mujeres reales y diversas, debates, actividades y recomendaciones de lectura. La Matяioska es la newsletter quincenal de Verne en la que compartimos contigo todos estos temas.

Si alguien te ha reenviado esta carta y quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace. Y si quieres cambiar tus suscripciones a las newsletters de EL PAÍS, puedes hacerlo desde aquí. Si nos quieres contar algo, decirnos qué te ha parecido nuestra carta o hacernos una sugerencia, puedes escribirnos a lamatrioska@verne.es. Y si quieres llamarnos feminazis, pincha aquí.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!