Un poco de coherencia

La negativa del Gobierno a trasladar a la Península a los inmigrantes llegados a las islas Canarias en las últimas semanas es difícil de comprender, porque no hay argumentos racionales que la justifiquen. Es más, se trata de una medida incoherente respecto a la posición que mantiene ese mismo Gobierno en la Unión Europea y que acaba de hacer explícita en una carta dirigida a Angela Merkel, y firmada por Pedro Sánchez. No es fácil explicar simultáneamente que España, junto con Italia, Grecia y Malta, se niegue a aceptar el plan de migración elaborado por Bruselas, entre otras cosas, porque considera injusto que la UE obligue a los inmigrantes irregulares a quedarse en el país de primera entrada y que, al mismo tiempo, aplique en Canarias, respecto al resto de España, exactamente la misma medida.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!