Un error de los operarios dispara a 40.000 euros la recarga completa de un coche eléctrico

¿Cuarenta mil euros por recargar un coche eléctrico? Una confusión del personal de la estación de servicio que este fin de semana atendía la estación de Galp en Aldea Nova, en el municipio coruñés de Ames, ha suscitado la polémica después de que la familia afectada subiese un vídeo a su canal de YouTube denunciando el «desconocimiento» en torno a esta forma de energía y sembrando dudas sobre la honestidad de los empleados de la estación. «Si no fuera porque es una equivocación, pensaría que son unos ladrones, pero al final lo que son es unos incompetentes», sostiene Alan Fuertes.

La familia al completo, comprometida con este tipo de energía sostenible, visitaba Galicia precisamente como parte de sus acciones de divulgación en redes de los beneficios de la movilidad eléctrica. Lo hacían, explica Alan, con sus dos Tesla, un Model S y un Model X, bautizados por los Fuertes como «Serendipity» y «Big Blue». Localizaron el punto de recarga de la estación Galp de Ames en la web Electromaps, y su sorpresa, explica, llegó cuando el personal de la gasolinera le comunicó que el precio del vatio/hora era de 0,50 euros. «Se me antoja un poco caro», ironiza el padre de familia, calculando cómo una recarga completa de «Serendipity» a ese precio le habría costado 40.250 euros, y llegarían a 81.000 si enchufasen sus dos coches. Visiblemente molesto, Alan Fuertes denuncia la falta de preparación de la estación para un «presente eléctrico» y tacha de «aprovechados» al personal de la estación, asegurando que en la página de localización de puntos de recarga la gasolinera figura como de «carga gratuita» y que incluso habían realizado compras en la tienda del establecimiento, de acuerdo con un funcionamiento habitual en las estaciones comprometidas con el transporte eléctrico que no cobran la electricidad a cambio de un mínimo consumo durante la parada.

La versión desde la gasolinera es bien distinta. También molesto, Esteban Parra, propietario del establecimiento, considera desmedida la difusión del episodio realizada por la familia Fuertes en sus redes y los calificativos empleados por Alan Fuertes en su vídeo de denuncia. «Creo que hay que entender el error humano, me pregunto si este hombre es infalible», expone el empresario. Considera injusto que se cuestione el compromiso de sus estaciones con la movilidad verde cuando hace dos años —«y no por negocio, sino por dar un servicio más a los pocos clientes que empezaban a utilizar vehículos elécticos», afirma— instaló seis «electrolineras» en sus estaciones en el entorno de Santiago y La Coruña, y en Santa Comba. «¿No pueden entender un error humano? En esa estación se carga un coche cada tres o cuatro meses, y la persona que les atendió formuló el precio por vatio/hora en lugar de por kilovatio», explica Parra, precisando que la cifra no se llegó a aplicar y lamentando que no se buscasen otras soluciones antes de difundir un vídeo así. «Nosotros no tenemos intención ni estómago para engañar a nadie. Yo estoy dispuesto a hablar cara a cara con esta persona», ofrece. Respecto al precio del kilovatio/hora explica que se consensuó con los pocos clientes habituales que consumen este tipo de energía para sus vehículos. Durante el primer año, indica, sus puntos de recarga funcionarion de forma totalmente gratuita; pasado ese tiempo, indica, el precio se acordó con los usuarios. «Fueron ellos quienes nos ayudaron a marcar un valor que consideraban adecuado», señala el empresario.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!