Siguiendo el río San Lorenzo en Canadá

Los algonquinos lo llamaban Magtogoek, “el camino que anda”, en cuyas orillas el Gran Espíritu situó el jardín del Edén. El nombre de San Lorenzo se lo dio el explorador francés Jacques Cartier, quien, en 1535, tras confundir su estuario con una enorme bahía, lo remontó pensando que navegaba hacia China. Principal vía de comunicación entre los Grandes Lagos y el Atlántico, este río ha sido durante siglos espacio de convivencia, también de enfrentamientos entre las llamadas “primeras naciones” y los colonos franceses y británicos que se asentaron en esta región, la más poblada de Canadá.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!