Sanidad incorporará a la cartera de servicios un programa para la detección de adicción al móvil

Castilla y León se prepara ya para la eclosión de la adicción a las nuevas tecnologías, un problema reciente pero que ya preocupa y mucho por los efectos que puede tener sobre todo en la población más joven. Por eso, las consejerías de Sanidad, Familia y Educación han dado los primeros pasos con la puesta en marcha de 32 medidas que buscan frenar esta «pequeña bomba de relojería», cuyos efectos se verán y aumentarán en el largo plazo, según indicó el responsable del área sanitaria, Antonio Sáez. Entre esas acciones presentadas ayer por los consejeros de las áreas implicadas se encuentra la incorporación a la cartera de servicios de Atención Primaria de un programa de identificación y detección de la adicción a las nuevas tecnologías y el juego patológico.

Se hará en unos meses, después de que un grupo de trabajo analice la situación a nivel autonómico y cómo se puede incorporar esa prestación para atajar un problema incipiente que, según todas las previsiones, crecerá en el futuro. Uno de cada cinco jóvenes de entre 14 y 18 años hace un «uso compulsivo» de internet, una cifra que es superior en las chicas, y un 6,3 por ciento ha apostado a través de internet en los últimos doce meses, mientras que un 14 por ciento lo ha hecho de forma presencial.

Información escasa

Ante este escenario, las tres áreas autonómicas suman ahora sus fuerzas para llevar a cabo medidas de sensibilización, prevención y detección que se centrarán fundamentalmente en los menores e implicará a 70 instituciones de la región, incluidas asociaciones, corporaciones locales y empresas. Se trata de acciones con vigencia hasta 2021 para combatir el uso problemático de internet, pero también de los videojuegos y de las apuestas online que servirán a la Comunidad para prepararse para lo que se avecina. El principal obstáculo con el que se encuentra el plan coordinado es que en esta materia la información es escasa y los criterios de diagnóstico a nivel sanitario no están definidos.

Así lo explicó ayer el consejero de Sanidad, departamento que se encargará de formar a los profesionales de Atención Primaria, editará guías y pondrá en marcha una página web para las familias. Por otro lado, desde Familia e Igualdad de Oportunidades se trabajará sobre todo con los padres y sus hijos dentro de los programas de prevención que cada año llegan a 7.800 personas. Recabar más datos sobre la realidad en Castilla y León será otra de las tareas del departamento dirigido por Alicia García, quien mostró la «creciente preocupación» de la Junta ante un problema que puede afectar seriamente a jóvenes y colectivos vulnerables.

Trabajará también con los progenitores la Consejería de Educación, cuya misión será además intentar detectar en los centros educativos al alumnado que haga una mala utilización de las nuevas tecnologías. En estos casos se prestará atención desde los servicios de orientación y se derivará al Sistema de Salud aquellas situaciones en las que los colegios o institutos tengan indicios de que algún menor pueda padecer trastornos adictivos por conductas de juego.

«Es uno de los temas más preocupantes», recalcó el consejero de Educación, Fernando Rey, que apostó por «educar en positivo más allá de prohibir», ya que «no tiene sentido que los escolares sean digitales y la escuela sea analógica». «Uno de los desafíos es hacer que el tiempo que pasan delante de una pantalla lo usen también para aprender», concluyó.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!