Rodrigo de la Calle, un activista del mundo verde en El Invernadero

Desde su influyente parcela, el cocinero Rodrigo de la Calle se comporta como un activista del mundo verde. Estudia la naturaleza, mantiene una relación estrecha con pequeños productores y respeta al límite los ciclos de los vegetales. Sus menús, inconformistas, creativos, en permanente evolución, son un reflejo de los caprichosos vaivenes de la producción verde, incluidas las plantas medicinales y silvestres. Desde que arrancó su primer restaurante en Aranjuez, en 2006, su evolución ha sido constante. Ha publicado cuatro libros, creó hace 20 años su propia doctrina (Gastrobotánica) y maneja con la misma soltura tanto semillas, flores, raíces, tallos, hojas, setas y algas como los tubérculos, las hierbas aromáticas y las legumbres.

Seguir leyendo

El Invernadero

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!