Otra etapa

El Consejo de Ministros celebrado ayer trató de escenificar un mensaje de renovación que deberá ir tomando forma con acciones concretas. La crisis de gobierno debiera significar el impulso que necesita el Ejecutivo para lo que resta de legislatura. Pueden distinguirse dos planos, el interno y el externo. En el primero, el cambio profundo en la estructura de gobierno con la salida de figuras de un evidente peso político como Carmen Calvo, José Luis Ábalos e Iván Redondo —meses después de que Pablo Iglesias dejara la escena política— altera considerablemente las dinámicas internas del Gabinete. Cabe esperar que la nueva configuración del organigrama, junto con el liderazgo asumido por Yolanda Díaz en el ámbito del socio menor del Gobierno, contribuyan a un mejor nivel de cohesión y eficacia interna. Aunque es comprensible un cierto grado de disonancia entre los socios de cualquier Gobierno de coalición, lo cierto es que los problemas de descoordinación e improvisación exhibidos durante el primer tramo de legislatura han excedido en ocasiones el margen aceptable. En paralelo, el cambio en esa interlocución, ahora en manos de Yolanda Díaz después de la salida de Pablo Iglesias, también contribuye a un mejor nivel de cohesión interna.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!