Multitudiario acto de Vox con Santiago Abascal en Toledo

Al ritmo de Manolo Escobar y su «Viva España» esperaban este jueves cientos de toledanos al líder nacional de Vox, Santiago Abascal, que llegó puntual, a las siete y media de la tarde, al hotel Beatriz para participar en un su primer acto político en Toledo. Fue recibido con multitud de banderas de España, aplausos y gritos de «presidente» y «valiente» por las más de mil personas que no habían podido pasar al auditorio, que solo cuenta con 600 plazas, y que una hora antes ya estaba abarrotado, al igual que el aparcamiento del hotel, en donde no había ni un sitio para aparcar, y los alrededores.

Abascal se mostró encantado con su recibimiento en Toledo y afirmó que si el PSOE convocara un acto electoral en el mismo lugar no lo llenaría «ni con autobuses ni con bocadillos». En su discurso, en el que desgranó su ideario político, retó al presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, a que convoque elecciones «si se atreve» después de las últimos datos conocidos del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que le da un incremento en intención de voto. «Échale arrestos. Y si no, dí que estás en La Moncloa con comunistas, chavistas y filoetarras por el bien de España», dijo Abascal.

El líder de Vox defendió que sus políticas son de «sentido común, de eseperanza y buenos deseos», pese a las críticas e «insultos que se convertirán en votos». Entre sus propuestas, destacó la «defensa de la unidad de España frente a los separatistas», la ilegilización de los «partidos golpistas», la defensa de «la propiedad privada de los okupas» o reivindicar que los españoles «tienen derecho a la legítima defensa dentro de sus casas cuando son asaltados». «Y defender nuestras fronteras y usar las paredes de nuestra casa (España) y decir que entrará quien pida permiso y quien diga que viene a ayudar», un momento que fue interrumpido por los aplausos de los asistentes. Abascal también lamentó que «los que cortaban el bacalao» se han puesto «nerviosos» y están intentado hacer un «cordón sanitario» frente a Vox y han querido «demonizar» su discurso.

En Toledo se estrenó como senador, por designación del Parlamento andaluz, Francisco José Alcaraz, que confesó que ha fichado por Vox por «obligación moral» y con la intención de «frenar a ETA, a los separatistas y a la extrema izquierda, que quieren romper España».

Los dirigentes provinciales de Vox también participaron en el acto de Toledo. Primero fue su coordinador de Vox en Toledo, José Luis Sánchez, quien agradeció la respuesta y la ilusión de la militancia. Criticó el estado del río Tajo y pidió el «fin de los travases inútiles que llevan 33 años realizando el PP y el PSOE». «Queremos un río limpio que vuelva a brillas con sus aguas transparentes», dijo.

Sánchez explicó que «son muchos los problemas, mucha la ilusión y muchas las ganas que tenemos todos de ser nosotros mismos. En libertad. Y recuperando el espacio que estamos perdiendo día a día en la ciudad de Toledo».

«Ilusión y esperanza»

Después, intervino el coordinador provincial, Luis Miguel Núñez, que recibió al público con estas palabras: «Compatriotas, bienvenidos a la España viva, la marea verde ha llegado a la Ciudad Imperial para traer un mensaje de ilusión y de esperanza para todos los toledanos». Comenzó anunciando que su partido, que hace unos días no sumaba más de 300 afiliados en la provincia ya sobrepasa la barrera de los 800 afiliados.

El dirigente toledano repasó algunos problemas de Toledo y tachó de «nefasta» la gestión que han realizado en los últimos años el PP y el PSOE en la provincia. Habló del río y exigió un Plan Hidrológico Nacional para «compensar» las cuencas excedentarias con las deficitarias y «no llevarse el agua» del Tajo y también se centró en problemas como el estado de la línea ferroviaria que conecta Madrid con Extremadura. «Queremos un tren del siglo XXI» y lamentó que el presidente, Emiliano García-Page, prometiera para la comarca de Talavera una lluvia de millones «que no han llegado ni a nubes». Núñez también fue muy ovacionado cuando habló de potenciar las tradiciones culturales de la provincia, insistiendo en la importancia de la tauromaquia o la caza.

El acto finalizó con el auditorio en pie escuchando el himno de España. En total, Vox convocó, según la Policía, a unas 2.000 personas en Toledo, que llegaron de diversos puntos de la provincia de Toledo, como Talavera, la zona de la Sagra y de Los Yébenes, y también de la Comunidad de Madrid, como Móstoles.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!