Mont-roig del Camp, donde Joan Miró decidió ser pintor

Acercarse a Mont-roig del Camp es imbuirse de Mediterráneo. Luz, color, olor son la esencia de este municipio tarraconense que el pintor Joan Miró descubrió, hizo suyo y al que dio proyección en el mundo con sus lienzos. Se dice que el artista catalán llevaba siempre una algarroba de estos campos secos y fértiles en el bolsillo porque lo ligaba a la tierra. Aquí pasaba sus vacaciones, reposaba, se inspiraba… Encontró un lugar al que siempre volver. Hoy se puede visitar Mas Miró, masía que inmortalizó en una de sus pinturas (adquirida por Hemingway), realizar una ruta por los espacios naturales que más le impactaron y deleitarse con una naturaleza preservada mientras se disfruta de una oferta gastronómica de primer orden.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!