Molí del Mig, descanso en un viejo molino de l’Empordà

Se refería Josep Maria Deulofeu a un estorbar lo mínimo para que sus diseños expresaran la sobriedad, sencillez y carácter placentero del paisaje ampurdanés, tocado por la tramontana, pero inconfundiblemente relajante y lujuriante a los ojos del viajero audaz. Lo subrayaba orgulloso de recibir el premio de arquitectura Girona 2006 por sus planos de un molino del siglo XV que debía ser transformado en un alojamiento turístico en medio de una finca espléndida, ajardinada, de siete hectáreas roturadas por hileras de cipreses y frutales a escasa distancia del puerto de l’Estartit y las islas Medas. En el hotel Molí del Mig, el viejo edificio industrial se pudo conservar tal cual, sin aderezos superfluos. A su vera se le adosó un paralelepípedo somero, semiacristalado, de factura minimalista. Así como otros tres bloques narigudos, igualmente minimalistas, con amplias terrazas abiertas al campo y dos dormitorios ideales para albergar a familias enteras.

Seguir leyendo

Molí del Mig

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!