MENA: La mentira de Vox sobre los 4.700 euros que Madrid paga por menor extranjero no acompañado | Blog Hechos

El cartel electoral para los comicios de Madrid que Vox ha colgado en el Metro y en el que compara las pensiones con el coste mensual que paga la comunidad por los menores extranjeros no acompañados tergiversa los datos reales. “Un mena [acrónimo despectivo de menor extranjero no acompañado], 4700 euros al mes; tu abuela, 426 euros de pensión/mes”, reza el anuncio, que la Fiscalía de menores ya está investigando por un posible delito de incitación al odio.

“No existe ninguna oficina que le dé a un menor no tutelado 4.700 euros para que se los gaste en lo que quiera”, explican fuentes de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de Madrid, que atiende a todos los menores que requieren “medidas de protección”, independientemente de su “nacionalidad o condición social”. Hasta el 31 de marzo, según los datos de este departamento, la región tutelaba un total de 3.709 menores. De ellos, 2.637 son españoles (71,1%) y el resto, 1.072, extranjeros (28,9%). Entre los niños y adolescentes foráneos, 269 son menores que han llegado a España sin la tutela de un adulto (7,2% del total).

“Los menores pueden estar en distintas fases de atención, desde los que se encuentran en una familia de acogida a los que están pendientes de adopción o en centros”, explican fuentes de la Consejería. Según sus datos, en 2020 se destinaron un total de 96,1 millones de euros para mantener 1.903 plazas en centros de acogida, lo que resulta en un precio medio de “4.208 euros por plaza”.

Sin embargo, este cálculo es también tramposo, aclaran fuentes de la consejería. “La red de protección tiene centros de muy distinta tipología, desde los que atienden a menores por franja de edad a otros que se ocupan de adolescentes en situaciones específicas de enfermedad mental, problemas de conducta o consumo de sustancias tóxicas”, explican. Y el precio por plaza de cada centro depende de las necesidades que cubra. E insisten: atienden a todos los menores, sean o no españoles.

“Hay centros que cuestan más y otros que cuestan menos”, pero el presupuesto destinado por plaza se emplea en el mantenimiento del propio centro, el salario a profesores, cuidadores o médicos —contratados por otras organizaciones— y al mantenimiento de los menores, como el coste de su alimentación, vestimenta o cualquier tipo de material educativo que requieran.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!