Los taxistas mantienen su paro aunque son conscientes de que el usuario los «va a castigar»

Los portavoces de los taxistas están convencidos de que la huelga que mantienen desde hace 10 días «nos va a pasar factura; el usuario nos va a castigar». Pero creen que tienen que mantener su lucha porque es «la de los pequeños contra los grandes» y porque defienden a 22.000 familias. «No podemos dejar que pase como en San Francisco, donde este servicio del taxi ya no existe». Prometen intentar «resarcir» al usuario fiel del taxi, y también captar nuevos clientes para «compensar el daño que se está causando». Según sus cálculos, han podido perder en estos 10 días de paro en torno a 20 millones de euros: «El cálculo es sencillo, 170 euros al día por taxi, 15.723 taxis, diez días sin trabajar, descontando los que se libran», ha explicado Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi.

Los taxistas piden al Gobierno regional que abra cuanto las negociaciones para encontrar una solución al conflicto en el sector, que ya dura diez días. En su última propuesta, presentada esta misma mañana a la consejería de Transportes, se recoge de nuevo la precontratación temporal –la línea roja puesta por el presidente autonómico Garrido– aunque los taxistas aseguran que no es la única medida que proponen, y afirman haberla «suavizado», pasando de las 24 horas iniciales a los 60 minutos que ahora piden. También plantean modificaciones legales para regular otros temas como recorridos mínimos o dónde deben establecerse los 6.500 VTC durante el tiempo entre un servicio y otro. Esperan que desde el Gobierno autonómico se les cite lo antes posible para volver a negociar.

El portavoz de la Federación Profesional del Taxi, Julio Sanz, ha llamado a negociar a la Comunidad, pero pide que la solución no sea la «privatización» del sector del taxi en Madrid. Asegura que durante estos 10 días de paro que llevan, ha habido seis taxistas detenidos –tres ya en libertad con cargos y tres sin cargos–, y 128 taxis han sufrido daños, uno de ellos ha sido quemado la pasada madrugada. Ha vuelto a quejarse de la falta de voluntad política de la Comunidad de Madrid para solucionar este problema, y ha destacado que en Sevilla el alcalde ya ha propuesto abordar el problema para que no se enquiste.

Sanz ha vuelto a ser muy crítico con el presidente Garrido, al que acusan de haberse puesto de espaldas a las familias que viven del taxi, y optar por las grandes empresas de VTC. Respecto a las molestias a los usuarios, ha asegurado que al ser un cierre patronal, no están obligados a establecer servicios mínimos, pese a lo cual han habilitado 100 eurotaxis que están prestando servicios a enfermos de forma gratuita.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!