Las naves de Hytasa de Sevilla se convertirán en un centro de reciclaje de textiles

La industria textil volverá a dinamizar el barrio del Cerro del Águila y las antiguas naves de Hytasa recuperarán su actividad original, aunque con una apuesta por la innovación, en los próximos meses. El gobierno municipal está negociando con varias empresas del sector la implantación de un proyecto pionero de reciclaje de telas que permitiría reutilizar todo el textil que recoge Lipasam en una nueva planta que se ubicaría en las históricas naves de Hytasal y Segipsa.

Esta iniciativa está inspirada en la que en estos momentos se está llevando a cabo en París, denominada «Ropa por ropa», que consiste en una campaña de las tiendas de textil por la que los clientes entregan ropa que ya no usan a cambio de un descuento del 30 por ciento en la que compran nueva, de manera que luego la tienda la recicla. En un principio, todo lo que se recogía se enviaba a una empresa suiza, pero finalmente la Alcaldía parisina optó por crear su propia planta de reciclaje en una antigua zona industrial. El proyecto ha tenido mucho éxito en la capital francesa y en el II Foro de Gobiernos Locales celebrado la semana pasada en Fibes, el alcalde, Juan Espadas, y la primera teniente de alcalde de París firmaron un convenio para el intercambio de información con el objetivo de implantar este mismo sistema en Sevilla.

El propio Espadas lo confirmó durante la celebración del citado foro: «Con París estamos intentando desarrollar un proyecto de economía circular siguiendo su buen ejemplo con pequeñas cooperativas de reciclaje, lo que supone una apuesta por el empleo verde de verdad. Le he pedido a la alcaldesa que nos ayude a ocupar las naves de Hytasa replicando lo que hay en París con reciclaje de ropa, textiles y madera, una iniciativa muy innovadora porque en España no existe».

Los pasos necesarios para ejecutar este proyecto están bastante avanzados, ya que el Ayuntamiento ha realizado todos los trámites urbanísticos necesarios para la recuperación de las naves de la antigua fábrica de Hilaturas y Tejidos Andaluces, Hytasa. El Plan General de Ordenación Urbana establece que estas naves y las de la Sociedad Estatal de Gestión Inmobiliaria del Patrimonio, Segipsa, que hasta hace unos años fueron sede de algunas consejerías, quedan calificadas como suelo de uso residencial. Sin embargo, por la falta de materialización de las previsiones urbanísticas esos suelos han quedado paralizados, por lo que el Ayuntamiento entiende que son una gran oportunidad económica para la ciudad y especialmente para el distrito Cerro Amate.

En este contexto, Espadas optó por convertir estas naves en espacios de emprendimiento e innovación porque entiende que tiene una serie de ventajas con respecto a otros espacios de la ciudad. En el proyecto que está sobre la mesa se asegura que estos inmuebles industriales «son contenedores ya adaptados y aptos para albergar actividades, se encuentran cerca de centros de negocio de la ciudad y supondrían una recuperación de un espacio industrial en el distrito Cerro Amate»

Este planteamiento ya se ha trasladado a las comisiones de seguimiento del PGOU y se han mantenido distintos contactos con todos los implicados. En paralelo se han realizado los trabajos y estudios técnicos desde la Gerencia de Urbanismo para establecer los procedimientos y pasos más ágiles para la recuperación de este gran espacio industrial.

El objetivo principal, en todo caso, es convertir las naves de Hytasal y las naves anexas de Segipsa en un gran centro industrial de la ciudad centrado en la llamada economía circular o de reciclaje, para lo que se están estableciendo alianzas y acuerdos como el firmado esta semana con París.

En estos momentos hay negociaciones abiertas con empresas del sector de la movilidad eléctrica y del reciclaje textil, entre otros sectores, para que desarrollen sus proyectos en estas naves a través de un proceso en el que ya está trabajando urbanística, técnica y económicamente el Ayuntamiento de Sevilla.

Las naves de Hytasa albergaron una de las mayores fábricas textiles de Europa de la mano de Prudencio Pumar Cuartero, su fundador, que la constituyó en septiembre de 1937 con un capital social de diez millones de pesetas de la época. Las instalaciones comenzaron su actividad el 13 de junio de 1941 y ocuparon una zona de 340.000 metros cuadrados para llevar a cabo labores algodoneras y laneras desde su recolección hasta su comercialización, pasando por un proceso de hilado, tejido, confección y acabado. En sus tiempos de esplendor, Hytasa llegó a tener 2.500 trabajadores directos, lo que provocó un raudo crecimiento urbanístico del Cerro del Águila hasta convertirse en uno de los barrios más populosos de Sevilla en los años sesenta. Sin embargo, su actividad entró en declive en los ochenta y en 1996 la fábrica cerró. Ahora, sin embargo, la tradición textil del Cerro puede renacer con una idea innovadora: aprovechar la ropa vieja y reciclarla.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!