la mayor estafa lotera de la historia fue en Sevilla

Las caras sonrientes de la imagen que protagoniza esta semana el serial de #ArchivoABCsev en nuestro Instagram (pincha aquí para seguirnos) no conocían el desdichado desenlace al que les llevaría el billete de lotería que sostienen en las manos. Se trató de la mayor estafa perpetrada hasta la fecha en Sevilla.

En el año 1951, el lotero Miguel Escámez Armero jugó con la suerte, ésta no estuvo de su parte y paradójicamente el Gordo de Navidad coincidió con el número que él vendía. José Luis García afirmaba en este periódico hace tiempo que «si algún español no deseaba que le tocara el Gordo ese era Escámez». Su avaricia rompió el saco y machacó las ilusiones de muchísimas personas hace 67 años. Esta estafa fue sonada y sufrida en Sevilla, Huelva, Jerez, Algeciras, Hornachuelos, Mérida, Madrid y Guadalajara. Hasta todas estas ciudades llegaron las participaciones falsas que Escámez reproducía en una imprenta de Triana y luego vendía sin control en sus administraciones «La Europa» y «Doña Francisquita» de Sevilla.

¿Cómo se iba a imaginar que el número de los décimos que había multiplicado saldría del bombo de la lotería de Navidad? ¡Y con el Gordo! Ese diciembre el Gordo detuvo sobre aquel número 2.704 que nunca iba a poder pagar y que se iba a convertir en su gran desgracia.

Escámez fue tapando los premios que pudieran haber concurrido en las participaciones falsas con los beneficios obtenidos con su venta pero la Brigada de Investigación Criminal no tardó en descubrirle. Él y dos de sus empleados fueron llevados a prisión mientras ante la Comisaría de Policía de la calle Peral se formaban interminables colas de afectados para denunciar la estafa. La Policía llegó a hablar de sesenta mil participaciones falsas. Cuando el Gordo se convirtió en una desgracia en Sevilla.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!