La Guardia Civil anuncia más agentes para frenar los robos en el campo

Casi 900 robos en un año colocan a Sevilla entre las tres zonas españolas más castigadas por los robos en explotaciones agrarias. Detrás de Almería y Valencia, el campo sevillano viene sufriendo una actividad delictiva que no cesa y que deja no sólo importantes pérdidas a agricultores y ganaderos por la mercancía que se llevan los cacos, sino también por los destrozos que ocasionan los delincuentes a su paso yel temido lucro cesante, que son los ingresos que dejan de percibir hasta que pueden reactivar sus explotaciones.

El director general de la Guardia Civil, Félix Azón, comparecía este miércoles en la Comisión de Interior del Congreso, donde dio cuenta de los presupuestos del Instituto Armado para este año. En su intervención, en la que desgranó algunas cifras sobre criminalidad, anunció que se van a enviar más agentes a los equipos Roca para frenar los robos en el campo.

Estos grupos se crearon en 2013 como respuesta al incremento de este tipo de delincuencia. Su cometido es la investigación de estos casos. En la Comandancia de Sevilla hay seis equipos funcionando, uno por cada compañía, y en la comunidad andaluza operan más de 25 equipos, según datos facilitados recientemente por la Delegación del Gobierno.

El director general anunció que el aumento será de 150 nuevos agentes para los equipos Roca y que trabajarán en las zonas más castigadas por los robos. En este sentido, Félix Azón explicó que la mayor incidencia se registra en 15 provincias, donde se producen siete de cada 104 infracciones penales que se cometen al año. Además de Almería y Sevilla, hay otras tres provincias andaluzas que presentan una mayor conflictividad: Córdoba, Huelva y Granada.

Del robaperas a la banda criminal

A pesar de la notable incidencia (900 robos en el campo sevillano en 2017, según el último dato ofrecido por el Ministerio del Interior), el delegado del Gobierno, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, informaba en septiembre que se estaba produciendo un descenso de casi el 9% (8,89%) de los robos en el medio rural en Andalucía. Una tendencia que se había iniciado con la puesta en marcha de los equipos Roca.

Asociaciones como Asaja comparten esa sensación de descenso de la criminalidad y responsabilizan de ello a los equipos especialistas de la Guardia Civil. «Hay un antes y un después de su llegada al campo. Gracias a sus investigaciones no sólo se han descubierto delitos que se cometen en el campo sino otras actividades delictivas como la venta de drogas o armas», señalan desde Asaja.

Esta organización creó casi al mismo tiempo que se constituían los grupos Roca un departamento específico que canalizaba las denuncias de los agricultores y les asesoraba ante «el aluvión de casos» que comenzaron a aflorar. A día de hoy son incapaces de cifrar el volumen de pérdidas que generan estos robos «porque hay una parte que sigue sin denunciarse porque la víctima sigue dando por perdido lo robado».

Sí advierten que estos cinco últimos años han notado como los asaltos han dejado de ser obra de delincuentes comunes, que actuaban solos y con medios rudimentario; «para que los asaltos sean ahora cosas de bandas criminales muy organizadas y preparadas. Son capaces de desactivar las medidas de seguridad que contratan agricultores, comunidades de regantes, cooperativas en apenas unos minutos».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!