La Comunidad de Madrid invierte más de 7 millones para menores no acompañados

Más de 7 millones de euros y 147 plazas de acogimiento residencial. La Comunidad de Madrid ha reforzado la atención de menores extranjeros no acompañados -conocidos como menas- con la contratación de nuevas estancias a través de entidades habituadas a trabajar con colectivos vulnerables. El plan, centrado en ofrecer los recursos materiales y humanos necesarios para atender a estos jóvenes de entre 13 y 17 años, se viene desarrollando desde el pasado mes de septiembre.

El Gobierno regional ha aumentado el número de plazas de atención inmediata a menores, que se unen con las que ya cuenta la red estable de la Comunidad de Madrid: 145 plazas repartidas entre el centro de primera acogida de Hortaleza (90) y el centro Isabel Clara Eugenia (55). Para hacer frente a esta situación de necesidad -solo en 2018 se atendieron a casi 1.400 niños– la consejería de Políticas Sociales y Familia busca, junto a entidades sociales, ofrecer una solución a la llegada de menas sin ningún tipo de derivación oficial.

En ese sentido, cabe recordar que el Gobierno de Pedro Sánchez da a la Comunidad de Madrid poco más de un euro por cada uno de los menas que llegan a la región y son atendidos por los servicios sociales. Así, mientras el Ejecutivo madrileño dedica más 120 euros al día para esta asistencia, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que dirige María Luisa Carcedo, solo aporta 1.583,53 euros al año para ayudar a los cerca de 1.400 jóvenes recibidos.

Reclamación de 7 millones

Las diferencias entre comunidades a la hora del reparto -el presupuesto estatal es de 40 millones- son más que notorio: Andalucía recibe 26,3 millones; Cataluña, 2,3; la Comunidad Valenciana, 2,13 y el País Vasco algo más de 2. Unas cifras que para el Gobierno de Ángel Garrido resultan inexplicables. Por ello, reclama al Ejecutivo nacional una compensación de casi 7 millones de euros.

A finales de noviembre, la consejera de Políticas Sociales y Familia, Dolores Moreno, mantuvo un encuentro con la ministra Carcedo para corregir el «agravio», si bien «la distribución presupuestaria que esta fijada hasta la fecha» ya no se puede modificar. Pese al «compromiso» de la titular de Sanidad para estudiar una solución, nada ha cambiado desde entonces.

Después de no obtener nada en la primera adjudicación, con un presupuesto total de 38 millones de euros, Madrid recibió apenas el 0,08 por ciento de los 2 millones restantes en la segunda asignación. La Comunidad interpuso en diciembre un recurso contra el acuerdo del Consejo de Ministros para repartir los 40 millones.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!