La CNMC pide al Gobierno reglas concretas para ‘influencers’ en la nueva Ley Audiovisual | Compañías

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha pedido al Gobierno de nuevo que establezca reglas concretas para los prestadores de servicios de comunicación audiovisual que se soportan en plataformas de intercambio de vídeos como son ciertos influencers. Así lo asegura en un nuevo informe sobre el Anteproyecto de Ley General de Comunicación Audiovisual (LGCA), que ha sido modificado y se abre a una segunda audiencia e información públicas.

El organismo regulador insiste en la conveniencia de la inclusión expresa de estos influencers en la ley, para que en lugar de aplicarles de manera genérica el marco normativo, este se pueda ajustar a sus peculiaridades.

«Hay que recordar que la modificación de la LGCA se produce en unas condiciones muy concretas y muy cambiantes del mercado, y de acceso y consumo de los contenidos audiovisuales», señalan desde la CNMC, que remarca que «los nuevos tipos de contenidos, como los vídeos cortos o el contenido generado por los usuarios tienen cada día más importancia».

En este sentido, apunta que han surgido nuevas modalidades de servicios audiovisuales, como ciertos prestadores de servicios de comunicación audiovisual que se soportan en plataformas de intercambio de vídeos (influencers o prescriptores de opinión) a cuyos contenidos se accede a través de plataformas como Youtube, TiTok, Instagram TV o Twitch. «La irrupción o consolidación de estos nuevos agentes que operan sobre internet requiere de un marco jurídico actualizado que refleje el progreso del mercado y que permita lograr un equilibrio entre el acceso a los servicios de contenidos en línea, la protección del consumidor y la competencia», sostienen desde la CNMC.

El organismo, que ha emitido este informe a petición de la Secretaria de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, valora positivamente los principales cambios incluidos por el anteproyecto de ley. En concreto, cita que el Gobierno obligará a las plataformas internacionales de vídeo en streaming como Netflix, HBO, Disney+ o Amazon Prime Vídeo a contribuir a la financiación de RTVE, aunque facturen desde otros países, y que se suprime la aportación directa que realizan en la actualidad los operadores de telecomunicaciones.

Pese a su valoración positiva, la CNMC echa en falta que en el nuevo anteproyecto se analice y cuantifique el sistema de financiación de RTVE. El regulador advierte que «no se recoge el impacto que la exclusión de los operadores de telecomunicaciones puede tener en el presupuesto de la RTVE, ni se estima la previsión de ingresos que se puede percibir de los nuevos sujetos obligados». A juicio de la Comisión, «estas incertidumbres pueden poner en riesgo que RTVE cuente, una vez implementado el nuevo sistema de financiación, con los recursos necesarios para el desarrollo de sus funciones».

Competencia entiende que el sistema de financiación «aún adolece de determinadas carencias» porque, entre otras cosas, considera que no garantiza al ente un presupuesto anual para llevar a cabo inversiones plurianuales. Por ello incide en que sería deseable que RTVE contara con un presupuesto «asegurado, recurrente y estable» al margen de circunstancias ajenas a su actividad.

Otro punto sobre el que advierte el regulador tiene que ver con la flexibilización que efectúa el Anteproyecto de Ley en relación con la publicidad que puede emitir la RTVE (emplazamiento de producto, patrocinio, televenta). La CNMC considera que estas modificaciones podrían ser «contradictorias» con los objetivos declarados en el preámbulo de la Ley 8/2009 y «podrían llevar a incongruencias a la hora de valorar los ingresos de los sujetos pasivos que deben contribuir a la financiación de la CRTVE». «Un cambio tan relevante con respecto a lo inicialmente establecido en la Ley 8/2009 debería venir acompañado de una revisión integral de la misma», insiste la Comisión en su informe.

La CNMC valora también «muy positivamente» que se hayan incorporado algunas de las observaciones realizadas en su informe de 18 de diciembre de 2020. Entre ellas, permitir que los servicios prestados por operadores establecidos en España que se dirijan en exclusiva al público de otro Estado miembro puedan cumplir con la normativa de calificación de edad y de señalización de dicho país de destino.

Las otras tres se refieren a eliminar el procedimiento de autorización previa para la exención de cómputo publicitario de anuncios de servicio público o de carácter benéfico; eliminar las cuantías mínimas de las sanciones, y la clarificación del régimen de responsabilidad de prestadores audiovisuales frente a anunciantes en comunicaciones comerciales que gozan de un régimen específico son otras de las sugerencias que han sido incluidas.

La CNMC recuerda, sin embargo, que algunas de las observaciones realizadas en su informe de diciembre de 2020 no se han incorporado a la versión sometida a la segunda audiencia. Entre ellas, la apuntada inclusión de la definición de los «prestadores de servicios de comunicación audiovisual que se soportan en plataformas de intercambio de vídeos» (como son ciertos influencers).

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!