La amistad rota que marcó el ascenso meteórico de Jarabe de Palo

De las cosas que se han escrito en la prensa sobre los primeros días de Jarabe de Palo, muchas son falsas o no están bien contrastadas. Se ha contado que el grupo fue descubierto por un cazatalentos en Donosti, e incluso que fue Fernando Trueba quien le llevó a Cuba en aquel viaje iniciático del que brotó la canción «La Flaca». Pero al contactar con el productor audiovusal Fernando de France, el verdadero descubridor del grupo, éste asegura que todo esto le suena a «chino». «Yo no era ningún cazatalentos, y no los descubrí en Donosti», asegura. Él fue, eso sí, quien le compró el billete de avión a La Havana. Este es su relato.

«Yo soy de Madrid, y en los noventa me fui a vivir a Barcelona y allí conocí a Pau en una productora de publicidad que me fichó. En el departamento de arte estaban los Donés, Marc, su hermano, y Pau, que llevaba más la parte financiera y de organización de los rodajes. Nos hicimos amigos, y siempre me chinchaba con que cuando se convirtiera en un músico famoso me iban a dar por saco. Se cachondeaba de mí porque era muy “perfeccionista”. Un día me contó que estaba haciendo unas canciones, pero que no había tenido suerte. Había mandado su maqueta a varias discográficas y no le habían hecho ni caso. Yo tenía relación con el mundillo discográfico porque había hecho varios videoclips, y le sugerí intentarlo por mi lado, a ver qué pasaba. Le pedí que me dejara escuchar sus canciones, y le presté un mini-disc para mezclar las canciones. Al escucharlas, me gustaron muchísimo. Estaban “El Lado Oscuro” y otros temas. Le dije que pensaba que tenía mucho talento y que intentaría ayudarle».

De France envió la maqueta a un contacto que tenía en Virgin, y unos días después, se lió la manta a la cabeza y organizó un viaje a Cuba. «Estaba muy cansado por el exceso de trabajo, así que me despedí de la productora. Entonces vi de casualidad un anuncio en una agencia de viajes, con viajes de ida y vuelta a Cuba súper baratos. Como estoy bastante loco, y por entonces lo estaba más aún, se me encendió la bombilla y llamé a Pau y a otros seis amigos, compañeros con los que rodaba, y les propuse irnos para allá a grabar imágenes para hacer un videoclip, y preparar un paquete de presentación más profesional mientras esperábamos alguna respuesta de Virgin. Nos fuimos los ocho a Cuba, pero cuando llegamos allí, en la víspera del rodaje yo caí en las garras de la disentería. Pasé una noche atroz y acabé hospitalizado al día siguiente. Además nos dijeron que llegaban las lluvias y que no iba a parar de llover en dos semanas. Yo me pasé en el hospital toda la estancia, pero aquella primera noche antes de caer enfermo hicimos un casting yendo por discotecas. Y a mí me encantó una chica muy, muy delgada que vimos. La Flaca. Para que no pareciera que me la quería llevar al huerto le pedí a mi ayudante que le entrara ella. Al día siguiente estuvimos grabando con ella hasta que me empecé a poner enfermo. Pau Donés se enamoró tontamente de ella pero no consiguió llevársela al huerto».

Después de haber financiado el viaje, y de ver cómo todo su plan se iba al garete por la disentería y las lluvias, de France y su troupé emprendieron el camino de vuelta a España. «Todos estaban muy jodidos por mím porque lo había pagado todo y me había perdido el viaje. Yo estaba jodido, pero pensaba que con la pasta que me había gastado, lo mal que lo había pasado en el hospital, y con todo el buen rollo que llevábamos, de alguna manera todo aquello debía ser una especie de castigo o de prueba, para un bien mayor. En el avión, Pau vino y se sentó a mi lado para animarme con la guitarra. Y me dijo: “Mira la canción que he compuesto”. Era “La Flaca”. Entonces le dije que seguro que al llegar a casa tenía mensajes de Virgin en el contestador. Y así fue».

Buscaron una sala para presentar el proyecto a la discográfica, pero Pau no tenía grupo. Así que empezaron a mover contactos para montarlo lo antes posible y empezar a ensayar. Un par de semanas después, la sala Tarantos acogió la primera actuación de Jarabe de Palo, ante los imponentes A&R de Virgin Records. «Cuando vi el repertorio que iban a tocar, le dije a Pau: “¿No vas a tocar “La Flaca”?”, y me contestó: “Es que no la tengo preparada”. Le dije que tenía que tocarla sí o sí, aunque fuera a pelo, a guitarra y voz. Porque además, mi contacto de Virgin era una chica cubana, y le iba a derretir. Al final la tocó, y todos se derritieron completamente. Se fueron al bar de al lado y allí concretaron las condiciones del contrato».

La ruptura

Jarabe de Palo grabó su primer disco con Joe Dworniak en Londres, y el año siguiente, volvieron los mismos ocho amigos a Cuba a rodar videoclips para «La Flaca» y «El lado oscuro», pero esta vez «a lo grande», explica de France. «Buscamos a “La Flaca”, y aunque costó encontrarla, lo conseguimos». Después llegó la propuesta de Ducados para utilizar la canción en un anuncio… «que fue un pelotazo, y de ahí al estrellato».

Poco tiempo después, la relación de Fernando de France con Pau Donés se deterioró rápidamente. «La relación acabó mal, porque él es un tío muy particular, y aunque yo lo había hecho todo con mucho amor, en el videoclip de “Depende” ya tuvimos nuestros más y nuestros menos». A partir de aquí, todo lo que el productor cuenta a ABC queda «off the record, por respeto a mi viejo amigo», y de hecho, sus palabras no transmiten el menor rastro de rencor. Pero Pau debió cambiar por la fama, la amistad se convirtió «en un espejismo», y de France decidió cortar la relación. Desde entonces no ha vuelto a verle, ni siquiera después de que cayera enfermo de cáncer. «Han pasado muchos años, y nunca he encontrado la forma natural de retomar la relación. Pero estoy seguro de que si nos encontráramos por la calle, nos sonreiríamos, nos saludaríamos y acabaríamos tomándonos una cerveza, y brindando por los viejos tiempos, como viejos amigos».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!