La Alhambra refuerza el control de venta de entradas | Cultura

Cualquiera que haya intentado comprar entradas para visitar la Alhambra de Granada en el corto plazo sabe lo difícil, casi imposible, que ha resultado esa tarea tiempo atrás. Más aún pagando estrictamente los 14 euros del precio oficial. El sistema de venta de entradas, puesto en marcha en 2016 y vigente hasta el próximo uno de marzo, detrae un buen número de entradas de la venta individual para ofrecerlas a través de agencias de viajes previamente autorizadas por al Patronato de la Alhambra y el Generalife. El 49% de las entradas iba a ese canal con intermediarios mientras que solo el 29% se dirigía a los compradores individuales.

Con el nuevo sistema, aprobado este martes por el consejo de gobierno de la Junta andaluza, el 70% de entradas se destinan a venta directa al público a través de Internet y de la web oficial del monumento (tickets.alhambra-patronato.es), el teléfono 24 horas Contact Center +34858953616 y las máquinas expendedoras automáticas, así como el mismo día de la visita en la taquilla del recinto. Las entradas seguirán siendo nominativas.

El sistema vigente se pervirtió al poco de entrar en funcionamiento porque, en ocasiones, algunas de estas agencias hacían acopio de entradas que no ponían a la venta general sino que eran revendidas a comercializadoras mayores, a precios que multiplicaban el original. Además, estas agencias las reservaban tres meses antes de su posible uso y no tenían que confirmarlas o pagarlas hasta tres días antes. En ese tiempo, con frecuencia, se buscaba al mejor comprador, no siempre el usuario final sino otras empresas del sector turístico que las comercializaban a precios altos. Miles de entradas se han quedado sin usar por ese sistema y otras muchas se han vendido a precios elevados.

Disfunciones

El nuevo sistema estará en marcha el uno de marzo y hasta final de abril convivirá con el antiguo. El origen del cambio está en un informe de la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía que puso por escrito lo que era un secreto a voces. El sistema, según el informe, presentaba “disfunciones… con una clara incidencia en las posibilidades de acceso de las personas… que conllevará a un encarecimiento injustificado de los precios de la entrada”. La recomendación era fomentar la venta directa —“sin intermediarios”, especifica— y evitar que los representantes de esas agencias en ningún caso participaran en la redacción o negociación de la norma que se aprobó este martes. Rocío Díaz, directora de la Alhambra, insistió ayer en que era necesario cambiar el sistema. La Alhambra tiene 2,7 millones de visitas anuales.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!