Kiko Matamoros pierde los papeles tras la «traición» de su novia

Kiko Matamoros no se cansa de defender con uñas y dientes a su novia Cristina. Primero tras la investigación que hizo «Sálvame» en la que aseguraban que trabajaba con un grupo de chicas como gogó. «Es una mentirosa profesional», declaró María Patiño. «Estoy molesto con ‘Sálvame’ y con quien emita juicios que no son justos ni ciertos. Con quien dé información atentatoria contra el honor y la intimidad de las personas», dijo el colaborador visiblemente furioso.

La semana pasada la novia de Matamoros envió un contundente mensaje al programa para frenar el acoso que estaba sufriendo: «No voy a dar ninguna declaración. Por favor déjenme vivir mi día a día como hasta ahora. Yo soy una persona anónima y así quiero seguir».

Ayer por la tarde uno de los reporteros de «Sálvame» pudo encontrar a Cristina y tras una breve persecución, ella accedió a pararse a hablar y dar sus primeras declaraciones frente a un micrófono: «He trabajado bailando, he hecho mis stripteases, hace muchos años, no tengo nada que esconder. Mi Kiko está contentísimo». Tras esto dejó claro que le da igual lo que puedan decir de ella: «Como él y yo sabemos cómo ha sido la cosa, nos da igual lo que digan, a veces hasta nos reímos».

A esto se le suma que «Sálvame» confiesa que Cristina presuntamente envió un vídeo a la redacción en el que aparecía Terelu Campos bailando en la discoteca, la noche en la que el novio de Alejandra Rubio hacía su primer debut como DJ, junto a un mensaje que no dejó indiferente a nadie: «Terelu, mucho criticar pero mira qué bien se lo pasa en la discoteca de Kiko», rezaba el whatsapp.

Desde el primero momento Matamoros ha dejado claro que su novia en ningún momento había enviado ese vídeo, e incluso ha amenazado con romper la relación «en el caso de que sea cierto». En ese momento uno de los directores del programa decía que mantenía que era Cristina. Esta misma tarde el programa ha emitido los mensajes y el vídeo completo, todo íntegro sin ningún tipo de censura. El colaborador ha asegurado que su novia ha puesto una denuncia para que se abra una investigación que averigüe quién hay detrás de ese número de teléfono. «Todo esto es un chiste», ha dicho Matamoros ante el resto de sus compañeros.

El colaborador se ha empezado a poner nervioso frente a las pruebas que el programa ha empezado a mostrar al colaborador. Tanto que la calma con la que se le identifica ha desaparecido y han empezado los gritos: «¡Qué no! ¡Qué no! Que ese no es su número», decía visiblemente alterado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!