Gisele Bündchen y Tom Brady, una década de amor

Alzarse con la sexta Super Bowl con los New England Patriots este mes frente a los Rams de Los Ángeles, no es el mayor logro de la vida de Tom Brady (41 años), sino su mujer e hijos. Su matrimonio con Gisele Bündchen (38) es uno de los más envidiados del planeta, no solo por el amor que se profesan el uno al otro, sino porque juntos forman una de las parejas más exitosas: son guapos, atractivos y han conseguido triunfar como nadie en sus respectivas carreras.

Acaban de celebrar diez años desde que se dieron el «sí, quiero», como ha anunciado la modelo en su cuenta de Instagram, a la que ha subido una imagen de ambos. «No puedo creer que ya hayan pasado diez años desde que decidimos transitar esta vida juntos… ¡y lo bien que nos lo hemos pasado durante esta década! No hay nada que ame más en esta vida que a ti y a nuestra familia. Gracias por acompañarme en este camino y por hacer todo el trabajo necesario para que sea tan especial. Seguiremos creciendo juntos, paseando el uno junto al otro, apoyándonos y amándonos durante los próximos años que vienen. Te amo tanto», ha escrito Bündchen.

La brasileña fue, durante 15 años, la modelo mejor pagada del mundo, según la lista de la revista «Forbes», un puesto que le robó hace dos años Kendall Jenner. Ni el anuncio de su retirada de las pasarelas en 2015 supuso un problema y siguió encabezando la lista hasta que la hermanísima de Kim Kardashian la desbancó.

Por su parte, el californiano, quarterback de los Patriots, se ha convertido en el héroe de la Super Bowl y uno de los mejores jugadores de la historia. Hace dos años fue decisivo para que los New England Patriots superasen a los Seattle Seahawks. Con su hazaña consiguió conquistar su cuarto título y entrar en el salón de las leyendas. También pasará a la posteridad por la imagen que protagonizó ese día con su mujer dándose un apasionado beso antes los cientos de cámaras y seguidores presentes.

El matrimonio, en 2011
El matrimonio, en 2011 – REUTERS

Pese a todo, su historia de amor no ha estado exenta de problemas. En 2015, la prensa norteamericana se hacía eco de la seria crisis matrimonial por la que atravesaron como consecuencia de un escándalo que salpicó al jugador. Conocido como «deflategate», el deportista fue acusado y suspendido por deshinchar balones en la final de una competición. Fue un momento especialmente difícil para la pareja que consiguieron con el tiempo sobrellevar. Las horas que exige dedicarse profesionalmente al fútbol americano también supuso, por aquel entonces, un devenir más en el matrimonio, del que ya apuntaban terceras personas.

Cita a ciegas

Fue en diciembre de 2006 cuando tuvieron una cita a ciegas gracias a Bündchen, que había expresado a los medios de comunicación lo mucho que le gustaba: «Es muy guapo, muy americano, pero si tiene novia es como si fuera gay para mí. Hay muchos hombres en el mundo como para ir detrás de uno que ya está comprometido». Aunque ella lo desconocía, Brady ya había dejado a su novia Bridget Moynahan que, sin saberlo, se encontraba embarazada en el momento de la ruptura.

Consiguieron que la cosa funcionara y juntos han conseguido formar una familia solida. Tienen dos hijos en común: Benjamin Bündchen Brady y Vivian Lake Brady.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!