Feijóo recuerda a Abascal que tachar al PPdeG de nacionalista «no cuela»

Señalar al partido rival en un territorio para ganar votos a su costa en la arena nacional es una «técnica bastante antigua», opinó este jueves Alberto Núñez Feijóo, después de que Santiago Abascal volviera a poner en la diana al PPdeG por reclamar —al amparo del Estatuto de Autonomía— el mismo estatus competencial que Cataluña o País Vasco.

La polémica cobró fuerza el pasado miércoles. En Twitter, el líder de Vox se sirvió de un acuerdo adoptado por unanimidad en el Parlamento para acusar a los populares gallegos de formar parte de un partido «con un discurso nacionalista» y de paso seguir recurriendo a esa «técnica» que en el pasado también le llevó a criticar el fin a la imposición de la falda en las escuelas de Galicia.

Y como entonces, el presidente salió a la palestra a responder. Cuidando de no entrar en el juego de Vox de ir a remolque de sus diatribas en las redes, Feijóo aclaró que la etiqueta nacionalista no es ni de lejos la que más encaja con el PPdeG:«Con todo el respeto, eso no se lo cree ni él. A lo mejor le puede servir para rascar algún voto fuera, pero en Galicia no cuela», le espetó a Abascal, «por muy desinformado que esté».

El jefe del Gobierno autonómico, visto por muchos como el contrapunto autonomista al PP de Casado, aclaró que el suyo es un partido «reformista que cree profundamente en Galicia dentro de España». De acuerdo con ello, recordó a Abascal que del mismo modo que Vox «pide respeto para sus militantes», algo en lo que el popular se mostró de acuerdo, «me sorprende muchísimo que no se respete a la mayoría de los gallegos» que dieron su apoyo mayoritario —y por tercera vez consecutiva— al PPdeG en las elecciones autonómicas de 2016. «No podemos llegar a la conclusión de que la mayoría gallegos no saben lo que votan, salvo el señor Abascal, y como la mayoría de los gallegos seguro que tienen razón, pues seguramente el señor Abascal esté equivocado». Nuevo dardo.

El texto aprobado

El cruce de declaraciones viene precedido por el pacto unánime alcanzado por la comisión institucional del Parlamento, en donde el PPdeG gestiona la única mayoría absoluta del panorama autonómico español. En vista del preacuerdo presupuestario que Pedro Sánchez forjó con el PNV —por el que los nacionalistas vascos le arrancaron 33 nuevas transferencias—, los populares gallegos enmendaron una iniciativa del BNG que pedía la cesión de las competencias de «tráfico, circulación de vehículos y seguridad ciudadana». Al final, el texto instaba al Gobierno a convocar la comisión mixta de transferencias en el Congreso«con el objetivo de llevar adelante todas aquellas transferencias ya reclamadas, así como aquellas nuevas que el Gobierno gallego considere convenientes». De igual modo, los grupos contemplaron aquellas otras que «ya fueron transferidas» o «se están negociando con otras Comunidades Autónomas».

Tras el visto bueno unánime, Feijóo aclaró que pese a no ser el mejor momento para abrir el melón de las transferencias masivas a otras comunidades, Galicia no se iba a quedar de brazos cruzados y apelaría a su consideración «histórica» para igualarse con Cataluña y País Vasco. Claro que los matices suelen estar reñidos con la batalla del mensaje simple en las redes sociales. Y más cuando se acerca la hora del voto.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!