eSports: La estrella que juega desde casa | Es LaLiga en EL PAÍS

Hasta hace poco, Adrià Domènech iba para baloncestista. Nacido 20 años atrás en Badalona, la ciudad del Joventut, donde el Dream Team estadounidense de Jordan asombró al mundo en los Juegos Olímpicos de 1992 y cuna de internacionales como Pau Ribas, lo suyo siempre fue repartir asistencias como base del equipo local de los Maristes. Pero unos meses atrás y sin haber chutado casi un balón en su vida, un club de fútbol, la UD Logroñés, le puso un contrato sobre la mesa. Necesitaban a alguien que en vez de marcar goles con los pies, los metiera con las manos.

Domènech se considera un chaval normal de su edad y, no obstante, ha protagonizado la progresión más fulgurante de eLaLiga Santander, la máxima competición nacional del videojuego EA SPORTS FIFA 21. El pasado noviembre se apuntó sin ninguna pretensión, asegura, a un casting donde 11 de 38 clubes del fútbol español que participan en el torneo virtual buscaban nuevos talentos. Una experiencia donde destacó entre más de 10.000 aspirantes, recibiendo una oferta para representar al conjunto riojano de LaLiga SmartBank, y que solo cuatro meses después le ha llevado a colocarse entre los seis mejores clasificados. Desde un cuarto en casa de sus padres, mira de tú a tú a estrellas con millones de seguidores en redes sociales y apoyados por entrenadores y psicólogos.

“Es una locura. Yo soy el primero que estoy flipando y también mis colegas, aunque siempre me habían dicho que tenía un don para los videojuegos. Ahora cuando les digo de salir, ellos me dicen que no, que me tengo que quedar a seguir entrenando”, bromea este chico que empuñó por primera vez el mando de una consola cuando ni siquiera había empezado la escuela primaria.

Su irrupción ha sorprendido en una cuarta edición de eLaLiga Santander que repartirá 300.000 euros en premios. No tanto por su juventud, ya que siete de cada diez participantes tienen 25 años o menos, sino por un rendimiento tan alto -nueve victorias y cuatro empates en 16 partidos- en el torneo nacional de EA SPORTS FIFA 21 que tiene más jugadores entre los 15 mejores de Europa: Gravesen (Real Zaragoza), Adriman (Real Oviedo), Neat (Real Valladolid CF) o Andoni (Atlético de Madrid), los dominadores de un mundo en el que, con solo cuatro temporadas de vida, ya existe una cierta jerarquía.

Alfredo Bermejo, director de Estrategia Digital de LaLiga, cree que la modificación este año en el modelo de la competición, de disputar eliminatorias tres o cuatro veces al año a una liga regular, es fundamental para que España se consolide también como una potencia en los juegos electrónicos: “Este nuevo formato hace que el nivel de exigencia aumente puesto que, a diferencia de otras temporadas, compiten todas las semanas y se enfrentan entre todos, de enero a mayo, lo que se ve reflejado en el buen nivel de la mayoría de los clubes”, explica.

El rendimiento y la reconversión de Domènech en profesional del FIFA 21 en apenas semanas, sin embargo, no cogió por sorpresa en su casa, donde están acostumbrados a que los hijos les sorprendan con vocaciones que hasta hace unos años ni siquiera existían. Su hermana Sara, de 22 años, es una influencer que recomienda productos de moda y belleza en sus redes sociales. Los más de 150.000 seguidores que reúne en todos los perfiles, le permiten dedicarse a ello profesionalmente. “Ella ha sido la que más me ha animado. Antes de todo lo que me ha pasado, era la única que me decía que me podría dedicar a esto”.

Ahora cuando pasa frente a la pantalla siete u ocho horas por día, casi el mismo tiempo que antes de dar el salto a eLaLiga Santander, sus padres saben que está trabajando. Si tocan a la puerta, será tímidamente para no desconcentrarle en medio de un partido. Y si saben que está en plena competición, sintonizarán el encuentro en la televisión del comedor para no perder detalle. Su nuevo estatus como incipiente estrella del fútbol, aunque sea sin salir de la habitación, hace que a eso de jugar se le haya sumado un plus de responsabilidad. Algo que también tiene sus ventajas.

“Los directivos del Logroñés me tratan como uno más. Incluso algunos futbolistas de la plantilla, como Nano Mesa, me han escrito para darme ánimos y pedirme jugar una partida”, asegura.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!