Ensuciarse

En estos tiempos tendentes a la asepsia, conviene recordar que nuestro concepto y relación con la suciedad son el resultado de un determinado contexto social, cultural e histórico. En una reciente entrevista, el mediático conservacionista británico Chris Packham se decía sobrecogido al ver las enormes cantidades de gel hidroalcohólico que se esparcen sobre las manos de niños y jóvenes tras tocar un renacuajo. “Eso es enviar un mensaje equivocado, pues el cosquilleo de un renacuajo en la palma de una mano puede encender una chispa que podría arder para toda la vida, un amor por la vida salvaje; y, que yo sepa, un renacuajo no es tóxico”. Para Packham, los más jóvenes son por definición curiosos y “tenemos que dejarles ejercitar esa curiosidad, transmitiéndoles que un gusano, un caracol o lo que sea que encuentren no está sucio; es pegajoso, pero eso no significa que esté sucio”.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!