El Supremo no admite los recursos contra la anulación de licencias del Atrium

El Tribunal Supremo ha resuelto no admitir a trámite los recursos de casación presentados por el Ayuntamiento de Villajoyosa y la mercantil Hotel Luna SA, constructora del hotel Atrium Beach, contra la nulidad de las licencias de obra del inmueble que decretó el Tribunal Superior de Justicia (TSJCV) de la Comunidad Valenciana. La empresa ha anunciado que recurrirá esta decisión, mientras que los responsables municipales desisten porque no creen que exita más recorrido judicial.

En una providencia a la que ha tenido acceso Efe, el Supremo determina la inadmisión de ambos recursos “por falta de fundamentación suficiente”.

En el caso del recurso del Ayuntamiento, la Sala indica que “no se concreta cuál es la cuestión de interés casacional derivada de la denunciada carencia jurisprudencial” mientras que, en cuanto al recurso de la mercantil, considera que la cuestión planteada “es ajena a la hermenéutica del precepto cuya infracción se denuncia”.

El motivo del recurso deriva del pronunciamiento del TSJ hace poco más de un año cuando admitió el recurso de un particular, el exconcejal Pedro Lloret, contra los acuerdos plenarios de los años 2006 y 2007 y un decreto del entonces alcalde, por los cuales se concedieron las licencias de obra al complejo hotelero.

El TSJ anuló aquellas licencias y ordenó tanto al Ayuntamiento como a la empresa a la demolición del inmueble.

Aquella decisión del alto tribunal fue acompañada por otra resolución del contencioso administrativo de Alicante que daba la razón a los argumentos de la empresa y el Ayuntamiento ante otro recurso contra la caducidad de las licencias. El TSJ falló que dichas licencias no estaban caducadas y que el procedimiento había sido correcto.

Tras conocer ambos fallos, el Ayuntamiento consideró que las dos sentencias eran contradictorias porque, por un lado se anulaban las licencias y por otro se declaraba que no habían caducado.

Ambas partes, empresa y Ayuntamiento, decidieron recurrir en casación al Supremo, que ahora ha fallado en su contra.

Una vez conocida la providencia del Tribunal, las posturas de los recurrentes son bastante distantes ya que mientras la mercantil ya ha anunciado que la resolución “es un mero trámite procesal” ante el que cabe recurso “que se presentará en tiempo y forma ante la instancia preceptiva“, el Ayuntamiento considera que “ya no caben más recursos”, según ha manifestado el concejal de Urbanismo, Jaime Ramis.

Hotel Luna ha recordado en un comunicado que este asunto fue favorable a sus intereses en primera instancia, mientras que en segunda instancia no fue así. “Nos mantendremos a la espera de instancias superiores”, señalan en el comunicado.

La empresa afirma respetar “todas las decisiones judiciales”, pero concreta que con esta resolución “no se pone en tela de juicio la continuación del desarrollo del proyecto”.

El concejal de Urbanismo, por el contrario, cree que tras esta providencia “el edificio no tiene licencia y hay una orden de demolición vigente”.

Ramis, no obstante, prefiere optar por la “prudencia” y ha señalado que “vamos a estudiar a fondo lo que dice el Supremo y después, si no hay más recorrido judicial, requeriremos a la empresa para que presente el proyecto de demolición”.

Socios europeos

Hotel Luna estima que al no estar caducadas las licencias, según el contencioso administrativo de Alicante, “la empresa puede retomar las obras cuando lo desee y, de hecho, está buscando socios europeos para el proyecto“, según ha detallado a Efe un portavoz de la misma.

La mercantil ha vuelto, además, a denunciar el “acoso contra el proyecto” por parte de Pedro Lloret desde 2004, al haber interpuesto “más de una veintena de contenciosos“.

Lloret, a preguntas de Efe, ha rechazado las acusaciones de la empresa y ha afirmado que “si hubiera habido acoso no se habrían producido pronunciamientos judiciales a mi favor”.

También cree que “ya no cabe ningún recurso más” y afirmaba que en caso de que así fuera “sería engordar para al final no tener una resolución favorable a la empresa”.

El exconcejal vilero también ha opinado que se debería determinar “si existen responsabilidades patrimoniales y personales en todos aquellos que dieron las licencias y los que han dejado hacer”.

“Ahora estamos ya en un callejón sin salida”, apostillaba Lloret, para quien la demolición debería realizarse “sobre todo el inmueble” y no solo sobre el exceso de volumen construido en un principio “porque con la nulidad de las licencias ya no hay legalidad”.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!