El PP votará contra la ley que incluye la subida salarial de los funcionarios por las «incoherencias» en la RGI

El Gobierno vasco aprobó ayer un proyecto de ley con medidas económicas «urgentes» destinadas a rellenar algunos de los huecos que deja la ausencia de Presupuestos. Una batería de disposiciones por valor de 250 millones de euros que, entre otros objetivos, persigue incrementar en un 2,25% el salario a los funcionarios y un 3,5% la cuantía de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI). Es este último punto el que genera mayor fricción entre el Ejecutivo y el PP, contrario a que el aumento de este tipo de ayudas sea mayor que el del sueldo de los trabajadores públicos. Estancadas las negociaciones, los populares ya han anunciado que votarán en contra del proyecto, que será presentado en bloque en el Parlamento.

La negativa de los populares deja en el aire la propuesta del Ejecutivo, que en el Consejo de Gobierno de ayer aprobó tanto el proyecto de ley de Empleo Público Vasco como el de Medidas Presupuestarias Urgentes para 2019. En este último texto se contempla el incremento del 2,25% del sueldo de los funcionarios, así como el del 3,5% de la cuantía de la RGI, tasa que podría crecer otro punto para los pensionistas que cobren esta prestación. En palabras del consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, son medidas de carácter «inaplazable» que a la oposición no le será «fácil» rechazar.

«No es razonable»

Pese a la confianza del titular de Hacienda, lo cierto es que el Gobierno deberá trabajar para dar luz verde a su propuesta, que finalmente no contará con el sustento del PP vasco a pesar del acercamiento que se había producido en las últimas semanas entre ambas partes. Su presidente, Alfonso Alonso, enfrió las expectativas de acuerdo el pasado lunes, cuando advirtió de que la postura de la coalición de PNV y PSE en torno al incremento de la RGI no era «razonable».

«Ya advertimos de que con estas condiciones no habría acuerdo -explicaron ayer fuentes del PP vasco-. No han modificado nada, no ha habido negociación». En este sentido, subrayaron que no apoyarán una medida «incoherente» que no estaba contemplada en el proyecto de Presupuestos inicial del Ejecutivo autonómico y que surge de una «negociación fallida con Bildu». «No tenemos por qué cargar con eso», sentenciaron.

El «No» al proyecto de ley que confirmaron las mismas fuentes deja al Ejecutivo en una situación comprometida, pues al no ostentar la mayoría en la Cámara autonómica necesita el apoyo de un tercer grupo parlamentario para sacar adelante sus iniciativas. Sus opciones pasan por acercar posturas con EH Bildu o con Elkarrekin Podemos, que por el momento tampoco se muestran proclives al pacto.

Votación en bloque

El proyecto de ley deberá ser ratificado ahora en el Parlamento. Según informó este martes el propio Azpiazu, su tramitación se llevará a cabo por el procedimiento de lectura única, de forma que se votarán en bloque todas las medidas y no será posible presentar enmiendas. El titular de Hacienda destacó en rueda de prensa que dicha decisión «tiene toda la lógica del mundo», pues los contenidos de la norma no son «dispersos, inconsistentes o ideológicamente divergentes».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!