El México de Octavio Paz, de Mixcoac a la Casa Alvarado

Rodeada de volcanes, la enorme Ciudad de México siempre está en erupción de seres humanos que entran y salen de sus desvaídos límites, casas que trepan por los desmontes, rodean el aeropuerto, devoran las barrancas y pueblan lo que antes eran desiertos. En un pueblo devorado hoy por la urbe, Mixcoac, pasó su infancia a partir de 1914 el premio Nobel de Literatura Octavio Paz. En otro, Coyoacán, murió en 1998. Entre una fecha y otra, entre uno y otro lugar, podemos celebrar su vida en los lugares que habitó y relacionados con su obra. Como ha escrito su biógrafo y mejor estudioso, Guillermo Sheridan, “su diálogo más frecuente e intenso fue con la mutante Ciudad de México”.

Seguir leyendo

Guía

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!