El joven Galdós, un azote para los poetastros

Como casi todo aspirante a escritor, Benito Pérez Galdós compuso versos en la adolescencia, pero su relación con la poesía, con el tiempo, se fraguó en la batalla de la crítica y en la admiración que le profesaron los más grandes poetas españoles del siglo XX. Con ese interés por mostrar una faceta menos conocida del autor de los Episodios nacionales, el Instituto Cervantes quiere poner el colofón a los actos por su centenario con la exposición La realidad de una esperanza. Galdós, la memoria y la poesía, que muestra 115 obras (98 libros, seis manuscritos y 11 publicaciones periódicas). “De joven fue muy satírico en sus escritos, se mete con el niño pijo, con el profesor plomo…”, dice Luis García Montero, director del Cervantes, comisario de la muestra y poeta. Quien se definía entonces como “un bachiller aplicadito”, se burla en un poema primerizo de un estirado compañero de colegio: “¿Ves ese erguido embeleco, / ese elegante sin par / que lleva el dedo pulgar / en la manga del chaleco; / que, altisonante y enfático, / dice mentiras y enredos”.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!