El cuerpo de la odontóloga no presentaba signos de ataque ni defensa

El cuerpo de Gisella Solís Calle fue hallado enterrado y envuelto en sábanas Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Hafford

La autopsia determinó que el cuerpo de Gisella Solís Calle no tenía signos de haber sido baleada o apuñalada, ni marcas de defensa. Por tal motivo, los médicos legistas no pudieron establecer la causa de la muerte y enviaron muestras de tejidos de la odontóloga, de 47 años, a los patólogos forenses para realicen estudios con el objetivo de establecer si fue envenenada.

“No hay causal de muerte evidente”, afirmaron a LA NACIÓN fuentes oficiales.

Según fuentes de la investigación, el cadáver de la mujer, que estuvo desaparecida durante 14 días había sido seriamente afectado por los elementos climáticos y biológicos de la zona en la que hoy fue encontrado, enterrado a 40 centímetros de profundidad.

Antes de realizar la autopsia, los peritos en huellas tomaron las impresiones digitales del cuerpo y las compararon con la ficha dactilar de la víctima. Según fuentes de la investigación, con este procedimiento se concretó una identificación papiloscópica positiva y se confirmó que el cuerpo encontrado a un costado del Camino Negro que une Villa Elisa con Punta Lara corresponde a Solís Calle.

“La causal quedará ad referéndum de los estudios toxicológicos e histopatológicos”, informaron fuentes de la causa.

En la habitación del hotel Catedral, donde el novio de Solís Calle y principal sospechoso del femicidio, Abel Casimiro Campos, se pegó un balazo y se quitó la vida la policía bonaerense encontró un poderos insecticida en un recipiente plástico.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!