Demasiadas autoridades competentes

Las campañas de desinformación mediante difusión digital y masiva (organizadas con robots u otras herramientas técnicas) de noticias o hechos falsos son un problema muy grave sobre el que se han realizado en el mundo multitud de estudios y propuestas. Aunque las redes digitales siempre han permitido la difusión de rumores o noticias falsas, nunca hasta hace unos años existió la constancia de auténticas campañas sistematizadas de desinformación, destinadas a interferir y manipular elecciones, crear estados de opinión próximos a la histeria, interferir en el funcionamiento de empresas o fomentar actitudes de odio racial o político.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!