Cómo evitar un segundo confinamiento

Vamos hacia un nuevo confinamiento. ¿Es inevitable? Yo creo que no. Pero para evitarlo, hace falta cambiar la aproximación al problema. Antes que nada, debemos dejar de centrarnos exclusivamente en el lado sanitario del problema. Tiene muchas más aristas. Por eso no funciona la estrategia de rastreo y confinamiento de positivos y aislamiento de contactos directos. Hay muchas personas que no pueden permitirse permanecer en sus casas porque su situación económica es muy mala. Otras no lo harán por pura fatiga o porque satisfacer un deseo presente palpable es más estimulante que afrontar una amenaza etérea. Por fin, todos sabemos que hay quienes niegan incluso la existencia del virus. Sería extraño que cumplieran voluntariamente las recomendaciones de salud pública.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!