Ludita

No condenéis a los zurcidores que rompieron máquinas de hilar ni a los rurales muchachos del capitán Swing. Dicen en Wikipedia —fuente autorizada— que ellos no se oponían al progreso, pero temían el hambre. Nosotras, ahora, amamos las máquinas de Leer más …