Caballa al horno con patatas y guisantes

Esta caballa con patatas y guisantes hace uso de dos ingredientes que están en su mejor momento, la caballa y los guisantes, en un plato con poca complicación que te dará muchas satisfacciones. La caballa o verdel es un pescadito azul y sabrosón que encontramos a muy buen precio y que, bien tratado, da excelentes resultados, y el horno es una opción sencillísima que siempre sale bien (a no ser que te pases de cocción y dejes el pescadito tieso como la mojama, ojo con esto).

Acostaremos la caballa en un lecho de rodajas de patata precocinadas en el microondas -del que ya sabéis que somos grandes defensores- acompañadas de guisantitos hervidos también con antelación; el tiempo de horno necesario será únicamente el que precisa el pescado para cocinarse. Es posible también, si no disponéis de microondas, pochar las patatas previamente en aceite de oliva hasta que estén tiernas -lo que llamamos patatas panadera- o sencillamente asarlas en el mismo horno con el vino de la receta para añadir el pescado en los últimos minutos de asado; a vuestro libre albedrío.

La salsita que queda es una mezcla de vino blanco y el jugo que suelta el pescado. Particularmente soy bastante forofa de los vinillos semidulces para estos menesteres -incluso de la sidra-, pero seguro que alguien me echa las cruces por esto; así que lo suyo es que pongáis el vino blanco que queráis.

Dificultad

La de no pasarse de horno con la caballa para no resecarla. Mejor comprobar el punto cinco minutos antes de acabar el tiempo y proseguir el asado solo si es necesario.

Ingredientes

Para 2 personas

Preparación

  1. Lavar las caballas y secar con papel de cocina. Reservar.

  2. Pelar las patatas y lavarlas. Ponerlas en un recipiente apto para microondas con un vasito de agua y un buen chorretón de aceite de oliva.

  3. Tapar y cocer en el microondas a máxima potencia hasta que estén tiernas.

  4. Cocer ligeramente en agua hirviendo los guisantes frescos, hasta que estén al dente (unos 10 minutos o según el gusto de cada cual y la ternura del guisante, acabarán de hacerse en el horno). Refrescar en agua bien fría.

  5. Untar con un poco de aceite una fuente donde quepan las caballas y distribuir las patatas en el fondo. Salar a conciencia, que la patata es muy sosa.

  6. Acostar las caballas encima de las patatas y distribuir los guisantes alrededor. Salar el pescado y verter el vino blanco en el fondo. Si no cubriera las patatas del todo, añadir algo de agua, pero sin cubrir el pescado.

  7. Cortar el limón en cuatro gajos y exprimirlos ligeramente sobre el pescado. Añadirlos alrededor de él.

  8. Asar en el horno previamente calentado a 175 °C durante 10-15 minutos, con calor arriba y abajo, hasta que las caballas estén hechas, pero jugosas por dentro. Servir y disfrutar.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!