Von der Leyen: “El valor de las tecnológicas europeas ha crecido casi un 50% en 2020” | Tendencias

El sector tecnológico europeo está atrayendo más capital riesgo internacional que nunca», afirma Ursula Von der Leyen durante su intervención en el WebSummit. La presidenta de la Comisión Europea ha sido una de las encargadas de oficiar la apertura del que es considerado el mayor evento tecnológico del mundo y ha aprovechado la oportunidad para repasar las fortalezas de la región en la que, asegura, será la década digital. «El valor de las tecnológicas europeas ha crecido casi un 50% en 2020», señala.

A este crecimiento contribuye el movimiento inversor, que según afirma la mandataria, ha convertido a la Unión Europea en la región de mundo que más capital está atrayendo para startups en fases tempranas. «La pandemia ha sido un catalizador y acelerador del cambio», explica. Pero también señala que esas tendencias ya eran visibles antes de la ola digital provocada por la covid-19. «En los últimos cinco años, el valor de las empresas tecnológicas europeas se ha cuadruplicado. Tenemos el mayor número de científicos de inteligencia artificial que están publicando su investigación en las mejores revistas del mundo. Y tenemos más desarrolladores de software que Estados Unidos», enumera.

Los datos demuestran, según Von der Leyen, que «el sector tecnológico europeo está cumpliendo la mayoría de edad y tiene todo el potencial para ser un líder global en la próxima ola de transformación digital», pero no bastan para que la región se consagre como un competidor a la altura de potencias como China o Estados Unidos. «Seguimos estando por debajo de nuestras capacidades», lamenta. «Durante años, nuestros negocios han lidiado con muchos más obstáculos que sus competidores en otros lugares del mundo».

Entre estos, sitúa brechas de infraestructura y habilidades digitales, menor inversión, complejidades regulatorias, barreras burocráticas al momento de superar las fronteras nacionales. Una lista de limitaciones que ha llevado a muchas startups a abandonar el continente como única alternativa para poder seguir creciendo. «Estamos cambiando eso para que los años 20 sean finalmente la década digital de Europa», asegura. La estrategia de la comisión pasa por inyección de nueva inversión pública a través del plan de recuperación Next Generation EU. «Es una inversión sin precedentes para reformar la economía europea», subraya, refiriéndose a los 750 mil millones de euros de los que un 20% se destinará al sector digital.

Dentro de las transformaciones que pretende impulsar este plan figura la creación de espacios comunes para el intercambio de datos en áreas como salud y energía, la conectividad de alta velocidad, y el impulso a la infraestructura digital europea a través del desarrollo de una nueva generación de microprocesadores y superordenadores que primen rendimiento y eficiencia energética.

Puertas al campo

Pero los avances que se promete la mandataria también pasan por reformar el ecosistema existente. Entre los frentes abiertos en este apartado, Von der Leyen destaca la necesidad de hacer valer los valores del mundo real en el digital. «Lo que es ilegal en el mundo offline debería ser ilegal en el mundo online», insiste. «Desde la venta de productos no seguros hasta la distribución de los datos personales de alguien sin su autorización, pasando por la difusión de discurso de odio». Señala aquí a las plataformas digitales, de las que no espera una comprobación exhaustiva de todo el contenido que alojan. «Pero si las autoridades nacionales competentes les notifican la existencia de contenidos ilegales, estos deben retirarse».

Estas medidas y las que pretenden impulsar la transparencia de los anuncios que se muestran en el medio digital están en el núcleo de la nueva Digital Services Act, que establecerá una vigilancia supranacional de las grandes plataformas digitales.

Von der Leyen también señala la intención por parte de la comisión de extender el mercado único europeo a lo digital, frente a la creciente fragmentación en este sentido. «Creo en una economía durante todos juguemos con las mismas reglas», afirma. Unas reglas que también quiere hacer extensivas a las grandes plataformas digitales. «Han hecho nuestra vida en confinamiento más soportable. Se benefician de esto, y con derecho. Pero no pueden ser el nuevo leviatán», argumenta.

Según explica, al limitar el poder de las que Europa ha dado en llamar gatekeepers -por su control del acceso de nuevos competidores- abrirá la puerta a la innovación. «Necesitamos visionarios que puedan seguir innovando y pensando fuera de la caja. Quiero que Europa sea un lugar donde los  innovadores prosperen y las startups crezcan hasta convertirse en gigantes. Para eso vamos a invertir en los recursos correctos».

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!