Vivir las preguntas

Las organizaciones están obligadas a afrontar continuos procesos de cambio para garantizar su viabilidad futura. No todas son capaces de aceptarlo, ni de abordarlo con la serenidad, profundidad e inteligencia. Más bien al contrario. Lo habitual es recrearse en la comodidad de lo viejo conocido, anunciar las terribles consecuencias que pudiera acarrear cualquier pretendida novedad e impulsar con firmeza un ejercicio de resistencia encaminado a desincentivar todo proceso de transformación. Basta echar un vistazo a la realidad política española para constatar que muchos de los problemas a los que nos cuesta encontrarles solución están directamente vinculados con este tipo de limitaciones activadas en la mayoría de las ocasiones de manera inconsciente.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!