Viacrucis sin cirineo

El abatimiento de los venezolanos timados por Trump es comprensible, ya que depositaron sus esperanzas en el Pentágono para echar a Maduro y fueron víctimas de una mentira deseada, la del expresidente bocazas para zarandear el vértice chavista y, de paso, captar el voto venezolano y cubano del sureste de Florida. El contraveneno del desengaño es la paciencia y el alineamiento con la solución electoral que ofrecerá Biden: atenuación de sanciones a cambio de urnas creíbles. Conseguirlas con un escalamiento del castigo es improbable. La historia demuestra que el asedio comercial, económico y financiero empobrece a las sociedades, pero no derrumba los regímenes sostenidos por las Fuerzas Armadas.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!