Verdad histórica molesta

Un archivo que guarda la historia objetiva de hechos reales frente a la ruda manipulación de golpistas y trileros

José Guirao Cabrera, ministro de Cultura por la gracia dimisionaria de Maxim Huerta, ha reconocido en el Senado que seguirán saliendo con destino a Cataluña documentos del Archivo Histórico Nacional de la Guerra Civil de Salamanca, desguazado como Centro de la Memoria Histórica desde la época del infausto ZP. Aunque, como premio de consolación, van a retornar unos cuantos fondos en cumplimiento de sentencias judiciales que obligan a ello, al confirmar que los legajos pertenecen a la Administración central y no a la Generalitat. Porque nunca debieron salir de allí, pero con la rapiña nacionalista del «España nos roba» ya se sabe.

La sociedad civil rara vez despierta de su modorra incluso ante la liquidación del estado de derecho, la voladura del orden constitucional que consagra una nación de ciudadanos libres e iguales. Sigue castrada, dormida, en medio de la España democrática que se nos va por el sumidero. Por suerte, todavía queda una minoría peleona, como la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca, que pide donativos para continuar su encomiable lucha mientras el Gobierno compromete doce millones de euros de inversión para un archivo en Gerona, con el fin de compensar «agravios», Ahora, vigilarán la devolución de legajos y tratarán de impedir la salida de otros 43.000 exigidos por el Ejecutivo catalán, dentro de la espuria negociación a cambio del apoyo a los presupuestos.

En Salamanca se custodian valiosos documentos sobre el propio conflicto fratricida. También sobre la brutal represión de ambos bandos, donde tiene un papel preeminente el masón y chequista Luis Companys, que tan pronto mandaba quemar conventos e iglesias como fusilar monjas, militares, periodistas o empresarios. Como la verdad molesta, mejor que no se conozcan las fechorías criminales del héroe de los independentistas, que jalonan una biografía de auténtico terror. Un archivo que guarda nuestra memoria, la historia objetiva de hechos reales frente a la ruda manipulación de golpistas y trileros.

Ignacio Miranda

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!