Vacunas, flechas y noticias falsas

La vacunación contra el coronavirus ha expuesto los efectos del déficit de democracia, o cómo parte de los beneficios solo llegan a los más ricos y blancos. En diferentes países europeos, las comunidades de negros e inmigrantes son las que más se resisten a vacunarse. En el Reino Unido, un estudio ha demostrado que el 72% de los negros rechazan la idea. En la Amazonia, sanitarios han sido recibidos por indígenas armados con arcos y flechas. Cada contexto es particular, pero hay algo en común: negros, inmigrantes e indígenas comparten la experiencia de que los Gobiernos se preocupan poco por sus vidas o, en el caso de los indígenas, los prefieren muertos. Cuando comenzó la errática vacunación en Brasil, la comunidad internacional y las organizaciones locales se movilizaron para garantizar que los indígenas fueran de los primeros debido a su vulnerabilidad. Lo consiguieron. Sin embargo, en las aldeas prevalece la experiencia de que nada bueno puede venir del Gobierno. “Si hasta ahora este Gobierno ha intentado matarnos, ¿por qué de repente quiere vacunarnos? Seguro que esta vacuna es mala”, dijo un líder del pueblo amazónico xikrin a la antropóloga Thais Mantovanelli, del Instituto Socioambiental.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!