¿Va a acabar la pandemia con las oficinas? | ICON

Jesús Castells, autor de irreverentes ensayos sobre el mercado laboral, la brecha digital y los recursos humanos como Josdeputaaa! Me han echao o Emprender a hostias, se siente un pionero “a su pesar” de la transición de la cultura de oficina a la del teletrabajo: “Soy uno de tantos profesionales mayores de 45 años que se cayeron de la rueda y tuvieron que reinventarse en precario. Ahora ejerzo de analista y de mentor de profesionales que quieren reorientar sus carreras y, además, soy padre y marido a tiempo completo, lo que me llena de orgullo, aunque a veces sienta un vacío en el estómago al consultar mi cuenta corriente”.

Castells extraña la interacción social que le ofrecían las oficinas, pero considera que “el futuro pasa por crear proximidad a distancia, sentirte parte de un equipo aunque sus integrantes estén dispersos y, sobre todo, no perder de vista que tu entorno laboral no es un edificio, sino una serie de gente”. Para Castells, “desarrollar un vínculo con una mesa de trabajo y sentir que eso da sentido a tu vida puede ser enfermizo, compartir proyectos e ideas con otras personas es lo que de verdad da una dimensión humana al trabajo y hace que pueda ser fértil y enriquecedor”. De su etapa de directivo en varias multinacionales, dice, solo añora una cosa: “La nómina”.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!