Uno de los líderes de los chalecos amarillos cobra 2.600 euros como funcionario sin trabajar desde 2008

El secreto del éxito inicial del movimiento de los «chalecos amarillos», como ya pasara con el 15-M español, es la carencia de líderes mediáticos que pudieran minar la coherencia de la protesta. Sin embargo, en los últimos días, los medios de comunicación franceses han dado espacio a uno de sus representantes, el funcionario Jean-François Barnaba, quien ha sabido conectar con los franceses: siete de cada diez simpatizan con los «gilets jaune» pero no con la violencia.

Sin embargo, con Emmanuel Macron tratando de apaciguar con concesiones a los manifestantes, la web del semanario « Nouvel Obs» señaló ayer que Barnaba, de 62 años y de gran talento como orador, gana 2.600 euros netos al mes del erario sin trabajar desde 2008, hace diez años, como «funcionario momentáneamente privado de empleo».

«Me paga el centro de gestión departamental, que es un organismo responsable de la reclasificación de los empleados privados», se justifica Barnaba. Jean-François Barnaba explica que el último puesto que ocupó fue el de Director de Cultura, Turismo y Patrimonio, hasta finales de 2007. Admite haberlo pasado mal por no tener asignada ninguna función: «Me ha marcado enormemente». Según la administración de Indre -ubicado en la región Centro-Valle de Loira-, él sería el único funcionario en esta situación en el departamento.

Pese a su privilegiada situación económica, Jean-François Barnaba justifica su movilización: «Lo que importa es el resto para vivir. Tengo siete hijos, tres dependientes y un remanente para vivir 800 Soy inquilino, mi casa ha sido objeto de una venta judicial, no tengo nada».

Desde ayer, otros chalecos amarillos han cuestionado el papel de Barnaba como representante mediático del movimiento.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *