Unas cuentas líquidas

Los Presupuestos para 2019 de Pedro S√°nchez introducen en la coctelera ingredientes que maridan con resultado dispar. El objetivo de d√©ficit, el verdadero cors√© de las cuentas desde que estall√≥ la crisis ‚Äďhasta entonces nadie se preocup√≥ de cumplir el Pacto de Estabilidad que tambi√©n es de Crecimiento, con Alemania y Francia‚Äď este a√Īo tiene una novedad: es una meta l√≠quida que anticipa unas cuentas de similar estado. El Gobierno se ha visto obligado a acatar el 1,3% del PIB al no poder aprobar ¬ęsu¬Ľ meta del 1,8%, sobre la que, m√°s que estar autorizada por Bruselas, m√°s bien la Comisi√≥n no ha musitado excesivas objeciones en a√Īo de elecciones.

De la misma forma que la ministra Montero argumenta que los servicios p√ļblicos cuentan con 6.000 millones menos por este objetivo de d√©ficit m√°s duro, se puede tambi√©n replicar que las futuras generaciones contar√°n con 6.000 millones menos que pagar de su bolsillo, ya que este montante no engordar√° una deuda p√ļblica que supera el bill√≥n de euros y supone el 96% de lo que produce el pa√≠s en un a√Īo.

Con un déficit movible en 6.000 millones de inicio, el Presupuesto es un castillo en el aire. La Comisión tiró de las orejas al Gobierno porque su ajuste estructural es nulo, frente a sus estimaciones de 4.800 millones de recorte, lo que casa bien con la teoría del Ministerio de Economía de que este imponente ajuste no tiene efecto alguno en la actividad. Un imposible que obedece a que no hay ajuste alguno.

M√°s bien, los Presupuestos se beneficiar√°n del crecimiento de la actividad y de la subida de impuestos y dibujan un aumento del gasto social con la vista puesta en unas elecciones generales que reposan en la rec√°mara. Todo ello con ajustes contables que ya instaur√≥ su predecesor, Crist√≥bal Montoro, que esta vez cuentan con 13 (!) meses de ingresos por IVA que sazona los conceptos de ingreso en caja con devengo, con una Seguridad Social cuyas cuentas son una inc√≥gnita y sin ninguna reforma estructural, siguiendo la aton√≠a que ha aquejado a Espa√Īa desde el momento en el que baj√≥ la prima de riesgo, all√° por 2013.

Espa√Īa prolonga as√≠ un a√Īo m√°s, el √ļltimo con tipos de inter√©s del BCE a cero, unas cuentas sin una reducci√≥n consistente del d√©ficit, que ponen a la econom√≠a al l√≠mite ante un cambio de ciclo global que parece anticipar curvas. Una nueva era que como suele ser habitual, lamentablemente ha coincidido con demasiadas citas electorales el mismo a√Īo.

Loading...

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *