Una ruta celestial por tierra de vinos

En la cuenca del río Duero transcurren 115 kilómetros que conforman uno de los enclaves ineludibles de nuestra cultura. En esa confluencia de las provincias de Soria, Burgos, Segovia y Valladolid se sitúa la Denominación de Origen Ribera del Duero, que cuenta con más de 28.000 hectáreas de viñedos que reúnen unas condiciones específicas que han dado lugar a una de las más ricas tradiciones vitivinícolas de Europa. En el corazón de esa región se encuentra la comarca de Campo de Peñafiel, un tesoro escondido que alberga parajes naturales de gran belleza y multitud de enclaves elevados que nos permiten disfrutar de algunos de los cielos más espectaculares de nuestra geografía. A través de pueblos, rutas de senderismo, enclaves y bodegas, recorremos una región que transcurre cerca de las estrellas

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!