Una revolución para Barajas

La compra de Air Europa por parte de Iberia tiene un tercero en discordia: el aeropuerto de Adolfo Suárez Mádrid-Barajas. La operación no solo convertirá al aeródromo más grande de España en una puerta hacia Iberoamérica, sino que revolucionará la operativa de sus cuatro terminales, volcando la mayor parte del tráfico hacia la T4. La operación, valorada en mil millones de euros, se cerró hace apenas una semana, por lo que todavía se encuentra en una fase muy inicial. Además, tanto Bruselas como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia(CNMC) podrían modificarla sustancialmente. Pese a ello, en el sector aéreo empiezan ya a vislumbrar el terremoto que originará Iberia en Barajas cuando se coma a Air Europa. Para empezar, el aeropuerto quedará en manos de una sola gran aerolínea. Hasta el momento, tanto Iberia como Air Europa mantenían en Barajas su «hub», el centro de conexiones intercontinentales desde el cual alimentaban vuelos nacionales. Air Europa desde la T1, la T2 y la T3; Iberia desde la T4. Esta circunstancia era una anomalía en comparación con el resto de Europa, donde lo normal es que cada aeropuerto esté asociado a la operativa de una única línea aérea. La compra suprimirá esta situación y creará un gigante nacional en el aeropuerto. Pese a ello, Iberia ha defendido que el grupo resultante tendría un peso menor que otras aerolíneas similares en sus «hubs». «De hecho, la cuota conjunta de IAG con Air Europa es del 39%, un porcentaje menor que la que tienen los competidores en París Charles de Gaulle, Fráncfort o Ámsterdam», explicó la firma. Como fuere, lo que está claro es que la adquisición obligará a reorganizar el tráfico de estas aerolíneas. Fuentes del sector hacen referencia al «agujero» que va a originar en la T1, la T2 y la T3 con la operación, ya que se presupone que Air Europa se integrará a largo plazo en la T4. El plan director del aeropuerto apuntaba a la posibilidad de trasladar a esta terminal los vuelos intercontinentales, lo que en la práctica permitía a la tradicional aerolínea de Globalia ocupar un espacio que durante años ha estado reservado para IAG. Esta iniciativa, diseñada a medio plazo, no tiene por qué verse afectada por la operación. La integración en esta terminal de ambas compañías no será fácil. Durante los nueve primeros meses del año, el grupo Iberia y Air Europa fueron las aerolíneas que más tráfico generaron en el aeropuerto de Barajas. La primera transportó 46,5 millones de pasajeros, mientras que la segunda se quedó con 19,7 millones. Es por ello que fuentes del sector cuestionan que esta terminal tenga capacidad para asumir un tráfico tan notable. «Sin ejecutarse la ampliación, será difícil sumar a ambas», explican. El anterior Gobierno anunció a principios de 2018 que remodelaría las tres primeras terminales y ampliaría la T4 y su terminal satélite. El proyecto recogía por una inversión de Aena de 1.571 millones de euros hasta 2026 para elevar la capacidad de la infraestructura hasta los 80 millones de pasajeros, 10 más que en la actualidad. La propia Iberia recordó este proyecto cuando anunció la compra el lunes. «Esta operación además es muy importante en la medida en que se alinea con la inversión de 1.571 millones de euros anunciada por el Gobierno de España para el desarrollo y el crecimiento del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, que podría convertirse en la puerta de conexión entre Asia y América Latina y entre Europa y África», destacó la aerolínea. La realidad es que, un año y medio después del anuncio de la inversión, el proyecto todavía está en pañales. El cambio de Gobierno provocó un relevo en la cúpula de Aena que ralentizó su puesta en marcha, pese a que el nuevo presidente de la empresa pública, Maurici Lucena, mantuvo la hoja de ruta de su predecesor, Jaime García-Legaz. Pese a ello, no ha sido hasta este verano cuando Aena ha comenzado a licitar los primeros contratos. Con el anuncio de la nueva operación, la inversión en Barajas podría sufrir un acelerón. Más dudas generan la T1, 2 y 3, ante la previsible salida de Air Europa de estas estaciones. En el sector creen que la macrooperación puede generar una situación similar a la originada en 2006, cuando la inauguración de la T4 «robó» pasajeros a las otras tres terminales. Además, advierten de que la posición de dominio que tendrá Iberia puede disuadir a otras aerolíneas de potenciar estas terminales. Por el momento, los planes del Gobierno pasan por remodelar a medio plazo estas estaciones. Desde Aena han declinado hacer comentarios sobre este asunto porque la operación de Iberia y Air Europa todavía no está cerrada. Iberamérica Desde el punto de vista del tráfico, Barajas se convertirá en la puerta de Europa a Iberoamérica. Según la presentación a analistas realizada el viernes por IAG, el grupo copará el 26% de las conexiones entre el Viejo Continente y esta región con la operación. Será el líder absoluto de este mercado, por delante de la alianza entre Air France y KLM, que aglutinará el 19% de los vuelos. Barajas se beneficiará notablemente de este liderazgo. Dentro de este nuevo catálogo de destinos, hay uno que destaca sobremanera:Brasil. Air Europa ya cuenta con autorización del gobierno brasileño para operar vuelos domésticos en este país. Con la integración de esta compañía en Iberia, el grupo IAG no solo podrá acceder a un vasto mercado en crecimiento. Podrá plantear la creación de un nuevo centro de conexiones al otro lado del océano Atlántico.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!