Una mujer moribunda graba los abusos a los que la sometía su enfermera | Blog Mundo Global

La provincia canadiense de Quebec ha anunciado dos investigaciones tras el escándalo suscitado en el país por un caso de acoso verbal de tintes racistas. En septiembre, Joyce Echaquan, una mujer indígena de 37 años, retransmitió a través de Facebook Live vídeos en los que su enfermera la insultaba. Echaquan había ingresado por dolores estomacales unos días antes en un hospital de la ciudad de Joilette, a unos 70 kilómetros de Montreal. A los pocos días, el 28 de septiembre, falleció.

En las grabaciones, la paciente recogió comentarios despectivos de los sanitarios del hospital y luego los emitió a través de Facebook Live. En ellas se aprecia cómo las enfermeras llaman a la paciente «estúpida» y afirman que solo es buena para el sexo. Los vídeos, de unos siete minutos de duración, han suscitado una ola de protestas en el país, que cuenta con un largo historial de abusos contra su población indígena. 

El caso ha llevado al primer ministro de Quebec, región autónoma dentro de Canadá, a denunciar públicamente los hechos. «Como todos los quebequeses, me ha chocado el racismo al que [Joyce Echaquan] ha sido sometida», apuntó François Legault. También señaló que una enfermera había sido despedida y anunció dos investigaciones, una de los servicios de salud y otra de los servicios médico-legales, para aclarar las circunstancias y constatar posibles negligencias. 

Los familiares de Echaquan, de la etnia atikamekw, dicen que la mujer tenía problemas cardiacos. «Tengo siete hijos que ya no tienen madre», se lamenta Carol Dubé, el marido de la mujer muerta, en declaraciones a Radio-Canada. En 2012 un censo calculó en unas 7.000 personas la población de la etnia de la fallecida.

La muerte de la mujer sucede al tiempo que aumenta la preocupación por el trato de los indígenas en Canadá, que suponen un 5% de los casi 37 millones de habitantes del país. Un informe del Gobierno de Quebec de 2019 constataba la discriminación sistemática de los aborígenes en el acceso a los servicios públicos. 

En junio, un vídeo que mostraba el arresto forzoso de un líder indígena a manos de un agente de la Policía Montada por un incidente con una matrícula de su vehículo que había caducado recibió las críticas del primer ministro canadiense, Justin Trudeau. También el ministro de servicios federales a los indígenas, Marc Miller, aseguró que la muerte de Echaquan «no es un acontecimiento aislado».  

El movimiento Justice for Joyce llamó a protestas a lo largo del país incluida una en Montreal, y ha difundido una etiqueta en Twitter para recoger los comentarios sobre el suceso. «Hay muchos indígenas hospitalizados que no tienen un teléfono para grabar situaciones así», declaró Claudette Dumont-Smith, directora ejecutiva de la Asociación Canadiense de Mujeres Nativas. También el consejo de los atikamekw de Manawan, una localidad quebequesa situada a 160 kilómetros de Montreal, denuncia unos hechos que, entienden, «demuestran claramente racismo hacia las Primeras Naciones», el término con el que en Canadá se conocen en general a sus pueblos indígenas. 

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!