Una Historia «de bandera»

«Queremos que sea una buena lección de historia para quienes la visiten». Con este objetivo, el Palacio Real de Valladolid exhibe, a través de más de 60 enseñas, la evolución que ha tenido uno de los principales emblemas de nuestro país, su bandera, desde los primeros siglos. La exposición se enmarca en el 175 aniversario de la actual enseña rojigualda, que nació bajo el reinado de Carlos III el 28 de mayo de 1785, aunque no fue impuesta como bandera nacional hasta 1843, cuando Isabel II era reina.

Curiosamente, recuerda el coronel José Falco, el que sean estos colores y no otros los que tiñan la bandera nacional se debió a un concurso en el que resultó vencedor el diseño actual: «La mayor parte de los pabellones que usaban los barcos tenían el fondo blanco y suponía un grave problema, pues daba lugar a confusión cuando tenían que ser avistados en la lejanía». Fue con la mencionada monarca Isabel II cuando se unificaron las banderas oficionales tanto de la Corona como de los Ejércitos, así como de otros organismos.

Un curioso estandarte carlistaF. HERAS

La muestra arranca con un video explicativo de lo que el espectador podrá ver en la exposición, cuyas banderas, escudos y demás elementos -incluye algunas escenas con playmobil para hacerla más amena a los escolares- son propiedad de la asociación Retógenes, ocupados en difundir la historia militar de España. Luego ya la exhibición en sí, ubicada en el mismo patio del Palacio Real en el que un día correteó un jovencísimo Felipe II, traza un recorrido por la historia de nuestro emblema desde los vexilum y vexiloides romanos hasta la actualidad a través de logradas replicas. «Todos son reproducciones a tamaño real de banderas que actualmente custodian museos elaboradas con las técnicas que se empleaban entonces de superponer piezas en lugar de bordarlas», apunta el coronel.

Esta forma de confeccionar hacía que las telas fuesen cada vez más pesadas y voluminosas, como se puede comprobar ya en la época de los Reyes Católicos o más adelante con los Austrias y los tercios de Flandes, donde parecen «auténticos tapices hechos banderas», en las que el blanco y el rojo eran los colores predominantes. Entre los estandartes más curiosos, una bandera carlista bordada con los dibujos de una calabera, varias tibias y un sable que sorprendió al mismo ministro Josep Borrel durante la Cumbre Hispano-Lusa que tuvo lugar en Valladolid. Aunque en principio la exposición iba a permanecer hasta hoy, 7 de diciembre, finalmente se ha decidido ampliar hasta el próximo 15 de enero, lo que supondrá un nuevo atractivo para el Palacio, ya que su planta baja acogerá la tradicional exposición de belenes.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *