Un tango anticrisis

La economía inicia el año con grandes esperanzas depositadas en los recién aprobados presupuestos generales, de corte altamente expansivos, y en los potentes estímulos monetarios desplegados por el BCE, que convierten la financiación de la deuda en un ejercicio cuasi indoloro. En los próximos meses, la política fiscal inyectará nada menos que 61.000 millones de gasto adicional en la economía, mientras que el banco central seguirá comprando la mayoría de los títulos emitidos para financiar el déficit, a la vez que, con toda probabilidad, garantizará el mantenimiento de tipos de interés ultra-reducidos.

Seguir leyendo

Tercera ola

Las restricciones a la actividad y a la movilidad ante la nueva ola de contagios por la pandemia del coronavirus prefiguran un deterioro de las perspectivas económicas para el inicio del año. Las incertidumbres ya se evidenciaron en diciembre, tradicionalmente un periodo favorable para las ventas, con un índice de actividad en el sector de servicios en terreno contractivo (PMI de 48). La leve expansión en la industria no compensa ese resultado. Por otra parte, el débil comportamiento de la inflación apunta en la misma dirección (el IPC descendió un 0,5% en diciembre respecto a un año antes).

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!